Devocionales Cristianos – La obra de Dios

Si recibimos el testimonio de los hombres, mayor es el testimonio de Dios…el que no cree a Dios, le ha hecho mentiroso, porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo. 1 Juan 5:9-10.

La gracia no mejora al pecador, lo salva. El pecado, que esclaviza al hombre, lo separa de Dios; la gracia lo libera de esta esclavitud y lo lleva a Dios.

La sangre de Jesucristo limpia de todo pecado y hace de un hombre injusto un hombre que puede sostener la mirada de Dios, porque está cubierto con las perfecciones de Cristo.

Cuando el hombre lo ha estropeado todo y, por consiguiente, lo ha perdido todo, el Señor saca partido de este estado de cosas para revelar sus propios recursos. Del desierto del hombre, Jesús hace un campo fértil (Mateo 14:15-21).

Dudar no es humildad; es más bien orgullo. No creer lo que Dios afirma en la Biblia es pretender saber más que él, es hacerlo mentiroso.

Nada es gratuito en este mundo. Satanás lo vende todo y excesivamente caro, pues nuestras almas son el precio de ello. Para hallar a alguien que de, es necesario acudir a Dios. Su gracia no tiene límites. Por más culpables que seamos, Dios nos ama. Podemos explorar el mundo entero, pero nada nos llenará: sólo Jesús puede satisfacer nuestros corazones, llenarlos de paz y de gozo hasta hacerlos rebosar.

Bienaventurados los que habitan en tu casa; perpetuamente te alabarán? (Salmo 84:4).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí