Viernes 10 de Octubre del 2005

 

 

Lucas 23:34

Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.

 

El piloto japonés

 

 

 

 

En 1941 Mitsuo Fuchida, piloto de la aviación japonesa, a través de la radio anunció a Tokio la victoria, luego de haber dirigido el sorpresivo ataque sobre la marina de guerra norteamericana en Pearl Harbor. Unos cuatro años más tarde, después de ser derrotados, a los japoneses no les quedó otro remedio que capitular.

Fuchida decidió escribir un libro y acusar a los EE.UU. de crímenes de guerra. Por eso, al final de la contienda, empezó a investigar la suerte de prisioneros de guerra japoneses caídos en manos de los vencedores. Entonces encontró informes acerca de benefactores cuya disposición para perdonar, pese a las graves represalias de parte de los japoneses, lo asombraron.

En un caso se trataba de una joven que había visitado a los prisioneros y les había ayudado desinteresadamente. Cuando los soldados le preguntaron por qué los trataba así, ella respondió: “Porque mis padres fueron asesinados por el ejército japonés”, lo cual sucedió cuando éste ocupó las Filipinas donde los padres de la joven habían trabajado como misioneros.

Cuando Fuchida se enteró de que ella era cristiana y que su conducta se apoyaba en la Biblia, empezó a leer el Nuevo Testamento. Pronto encontró pasajes como el del encabezamiento. Reconoció ser pecador y aceptó al Señor Jesús como su Salvador. Desde entonces ha pasado su vida predicando la Buena Nueva de la salvación en Cristo en varios países.

 

 

 

 

 

 

© Ediciones Bíblicas “La Buena Semilla 1166 PERROY (Suiza)

 

Usted está suscrito a la lista La Buena Semilla. Si no desea continuar en esta lista envíe un e-mail con el asunto REMOVER a labuenasemilla@casadelabiblia.org