Señor:

Bendice esta jornada de trabajo,
bendice mis esfuerzos para que rindan fruto de excelencia.
Dame amor y talento para hacer de la mejor manera mi tarea, y para realizarla con honradez y acierto,
y bendice mi empeño de cuidar los detalles y esmerarme tras la perfección.

Hijo Mío:

Cuida bien de este día y de su que hacer.
Este día de trabajo es la luz y es la vida,
el goce de forjar y crear la gloria de la acción y la verdad honesta y generosa de la tarea del hombre.
Un día de trabajo bien empleado te da felicidad,
sueño tranquilo y te atrae bendiciones lo mismo en la tierra que en el cielo

 

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí