Si fueren destruidos los fundamentos,
¿qué ha de hacer el justo?
Salmo 11:3.

Temblará la tierra como un ebrio,
y será removida como una choza;
y se agravará sobre ella su pecado,
y caerá, y nunca más se levantará.

Isaías 24:20.

¿Qué esperanza para el mundo moderno?

       «Esa fue la mejor de las épocas, y al mismo tiempo la peor». Esta frase de un escritor inglés, sobre la Revolución Francesa (1789), ilustra de igual manera el fin del siglo 20. En muchos países, nunca fue tan larga la esperanza de vida, ni habían sido tantos los progresos de los medios de comunicación y de desplazamiento. Pero nuestra época también es la de los peligros nucleares y de la contaminación. Es el tiempo del SIDA y de la descriminación de las minorías. 

       Los problemas son cada vez más graves; la diferencia entre países ricos y pobres aumenta sin cesar. Igualmente grave es la aceleración de la ruina moral de la sociedad.

       Entonces se plantea la pregunta: ¿Hay esperanza para nuestro mundo moderno? Por desdicha no, porque la Escritura nos advierte: un mundo que rehúsa a Dios corre hacia su perdición. Ni los esfuerzos políticos, ni los proyectos de educación podrán cambiar las cosas. El problema es espiritual. Entonces, ¿no hay más esperanza?

       Sí, existe una firme posibilidad que cada uno puede aprovechar. Es necesario volverse a Dios y someterse a su autoridad. Quien lo hace es puesto aparte para Dios en un mundo que va hacia días más sombríos. Jesús volverá y llevará al cielo a los que creen en él. Luego juzgará a todos los hombres incrédulos y limpiará el mundo por los juicios relatados en el Apocalipsis. Finalmente toda la tierra gozará de justicia y de paz bajo su reinado.

  • El devocional diario, es editado por: "La Buena Semilla" 1166 Perroy (Suiza) © Copyright: Todos los derechos reservados.
  • El texto enviado hoy es el del día correspondiente del año pasado.
  • El texto del día de hoy puede leerse en nuestra página: https://www.devocionalescristianos.org 

    Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma. – Tercera carta de Juan versículo 2.

  • Prediquemos por Internet – ¿Hemos bendecido tu vida con el devocional diario? Si tu respuesta es afirmativa entonces suscribe a otros (pidiendo primero su acuerdo) para que lo reciban al igual que tu haz clic aquí
  • El equipo de Devocionales, Inc. se encarga de enviar este mensaje diariamente por correo electronico a 28.053 suscriptores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí