Vigilantes como en una batalla (2)

1 Tesalonicenses 5:3  Cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán.  8  Mas ya que nosotros somos del día, seamos sobrios, vistiéndonos con la coraza de fe y de amor, y con el yelmo de la esperanza de salvación.  9  Porque no os ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo.

 ¿En qué consiste esta destrucción? Está relacionada con la salvación mencionada en los versículos 8 y 9. La salvación de estos versículos es la salvación de la destrucción venidera por medio del regreso del Señor, no la salvación de la eterna perdición por mediante la muerte del Señor. El hombre caído perecerá por la eternidad; esa es la perdición eterna. Nosotros, los que hemos creído en el Señor Jesús, seremos salvos de la perdición eterna. En este respecto, nosotros ya recibimos la salvación. Pero aquí Pablo habla de la salvación en otro respecto, esto es, la salvación de la destrucción venidera.

 Además, a la luz de Romanos 8:21-25, también seremos salvos de la esclavitud de corrupción de la vieja creación. Actualmente todo lo creado está sujeto a la esclavitud de corrupción. La vieja creación en su totalidad está esclavizada a la corrupción. Todo, incluyendo nuestro cuerpo físico, se está desgastando. ¿Saben qué quiere decir envejecer? Envejecer significa desgastarse. Todos estamos en el proceso de desgaste. La esclavitud de corrupción de la vieja creación nos controla, y estamos sujetos a ella. Pero cuando venga el Señor Jesús y seamos arrebatados, seremos salvos de la esclavitud de corrupción de la vieja creación. Por consiguiente, la venida del Señor y nuestro arrebatamiento nos salvarán de dos cosas: la destrucción y la esclavitud de corrupción. Esta es la salvación mencionada en los versículos 8 y 9. Sin embargo, su significado primario es que ella nos salva de la destrucción venidera.

 Los versículos del Nuevo Testamento son tomados de la Versión Recobro del Nuevo Testamento y los versículos del Antiguo Testamento, de la versión Reina Valera 1960. Las “Palabras del ministerio” provienen de Estudio-vida de 1 Tesalonicenses, escrito por Witness Lee, mensaje 17, págs. 157-158. Ambos son publicados por Living Stream Ministry, Anaheim, CA.

ALIMENTO DIARIO

Leer con oracion: Ef.4:5; Jn.1:17; 1 Jn.1:5; 4:8; Ef.5:15-33; 6:1-4

?Hablando unos a otros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y salmodiando al Señor en vuestros corazonesí (Ef.5:19 – VR)

 

ANDAR EN EL ESPÍRITU PARA EXPERIMENTAR
EL AMOR, LA LUZ, LA GRACIA YLA VERDAD
Efesios 4 y 5 nos muestran cuatro tipos de andar: en la gracia, en la verdad, en amor y en luz. El primero y el segundo tipo de andar, esto es, en la gracia y en la verdad, se refieren al Hijo, a Cristo, pues la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo (Jn.1:17). El tercero y el cuarto tipo, esto es, andar en amor y en luz, se refieren al Dios Padre, pues Él es amor y luz (1 Jn. 4:8; 1:5). Así tenemos el andar en el Hijo y el andar en el Padre; falta aún el andar en el Espíritu.
Efesios 5:15.18 dice que debemos ver atentamente cómo andamos, no como necios sino como sabios, redimiendo el tiempo porque los días son malos, no siendo insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor; no embriagándonos con vino sino siendo llenos del Espíritu. Nuevamente se habla de andar, que debemos andar atentamente. El quinto tipo de andar es andar en el Espíritu. El Padre se corporificó en el Hijo, y el Hijo se transfiguró en el Espíritu. Nuestro andar hoy es en el Espíritu: andamos en la gracia y en la verdad, en amor y en luz, pues el Espíritu es la consumación final y máxima de! Dios Triuno. Dios Padre está en el Espíritu y el Hijo también está en el Espíritu. Cuando andamos en el Espíritu, andamos en el Hijo y en el Padre. Cuando andamos en el Espíritu, andamos en la gracia y en la verdad, también en amor y en luz. ¡Esto es muy rico!
Para andar como es digno de Dios, necesitamos aprender a andar en el Espíritu. La vida de la iglesia necesita ser vivida
Andar como es digno de Dios en el Espíritu. Si no vivimos en el Espíritu, es imposible andar como es digno de Dios. Nuestro andar es digno de Dios solamente cuando vivimos en el Espíritu. En “el Espíritu” está incluido el Padre y el Hijo: el amor y la luz que son el Padre, la gracia y la verdad vinieron por el Hijo. Todo eso está en el Espíritu. Por eso, debemos andar en el Espíritu.
Una forma práctica de ser lleno del Espíritu es hablar entre nosotros con salmos, himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en nuestros corazones (Ef 5:19). Hablar y cantar los himnos nos llenan del Espíritu; también dar gracias a Dios en el nombre de nuestro Señor Jesucristo (v.20) y sujetarnos los unos a los otros en el temor del Señor (v.21). Cuando estamos en el Espíritu, tenemos todas las riquezas, porque el Espíritu es todo inclusivo.
Efesios 5:19-21 puede referirse al vivir individual, pero se refiere principalmente al vivir colectivo de la iglesia y a la vida de reuniones. Practicando estos puntos en las reuniones, viviremos como es digno de Dios. Del versículo 22 en adelante, Pablo aborda la vida familiar: maridos y esposas (vs.22-33), y padres e hijos (6:1-4). Las casadas deben ser sumisas a sus propios maridos; el marido debe amar a la esposa, como Cristo amó a la iglesia. Esto quiere decir que el vivir familiar es parte de la vida de la iglesia, y en él, necesitamos andar en el Espíritu. Cuando la mujer se somete al marido y el marido ama la esposa, su andar será como es digno de Dios.
La vida familiar también incluye la relación entre padres e hijos. Cuando los hijos honran a los padres, tienen un andar como es digno del Señor; esto es parte del andar en el Espíritu. Por tanto, los padres no deben provocar a ira a sus hijos, sino que necesitan cuidar de ellos y alimentarlos con amor. Así podrán ayudarlos desde pequeños a conocer las Escrituras, a alabar al Señor, a dar gracias a Dios Padre y a orar. A la hora de las comidas necesitan agradecer a Dios, que les dio el alimento, y alabado por una familia armoniosa, que lo disfruta y que tiene un andar como es digno de Él. Todo esto es con respecto a la vida familiar, que es parte de la vida de la iglesia.
Palabra clave: Andar en el Espíritu
Pregunta: ¿ Qué significa andar en el Espíritu a la luz de este día!
Dong Yu Lan
Derechos reservados a:
Editora ?Arvore da Vida?
¡Jesús es el Señor!

 

Nuestro proposito no es comunicar conocimiento, ni métodos bíblicos a los santos, sino ayudar a los que ya siguen al Señor y caminan en esta senda con el objeto de avanzar.
Watchman Nee
 
El verdadero ministerio se concibe en el vientre del sufrimiento, nace con fatiga y con dolor, y se mece en una cruz.
Ciertamente hay un camino solitario para los que buscan andar con Dios. Pero cuando andemos con el Señor, vamos a encontrar compañia en otros que tambien conocieron el rechazo y el sufrimiento cuando  anduvieron con Dios, y aprendieron sus caminos


LLama Gratis a cualquier PC del Mundo.
Llamadas a fijos y móviles desde 1 céntimo por minuto.
http://es.voice.yahoo.com

Enlaces de Devocionales Grupos