El Evangelio nos presenta una vez más a uno de esos hombres que se acercó a Jesús para que le curase (Marcos 1,40 – 45) Como los demás lo reconoció como Cristo el Salvador. Pasó por su vida y creyó en Él como el único que podía remediar sus males. En esta ocasión se trataba de un leproso; para Jesús el caso no presentaba novedad. Lo que sí impresiona es que el leproso se expresa en unos términos inauditos: Si quieres, puedes curarme. ¿Sería posible que Cristo no quisiese? Si así sucediera estaríamos perdidos. Fuera de Cristo, ¿dónde puede encontrarse la salud? ¡Siempre estaremos orgullosos de ti, oh Dios, y siempre alabaremos tu nombre! (Salmo 44,8). El leproso se presentó con su petición porque conoce a Cristo profundamente. Sabe lo que hay en su corazón. Por eso se arrodilla. Por eso dice si quieres. Porque cree plenamente en que Cristo le ama.

 

¿Cómo puede el hombre que ha sido tocado por el amor de Dios permanecer callado? Es imposible. Y esta puede ser la causa por la cual muchos cristianos permanecen callados: no han sido tocados por el amor sanante de Dios. Permanecen llenos de miedos y temores, viviendo como lo hacían los leprosos, aislados de la comunidad. Jesús desde el bautismo nos ha tocado y nos ha dicho: ¡Sana! Más aun nos ha llenado de su Espíritu, y sin embargo hemos dejado regrese la lepra de la envidia, del odio, del rencor. Es necesario de nuevo decirle al Señor: Si quieres puedes sanarme. El lo hará una y mil veces, pues nos quiere sanos y llenos de vida en el Espíritu. Así una vez tocados por el amor sanante de Dios nos convertiremos en verdaderos testigos de este Amor en el mundo.

 

¿Creemos nosotros esto? De nuestra confianza depende nuestra curación.

 

¡¡¡Señor mío Jesucristo, quiero recibir tu Palabra con amor y felicidad, tanto cuando ordenas quedar limpio o cuando ordenas ir por todo el mundo a predicar el Evangelio!!!

—————————————————————————–

Que el Padre Dios te bendiga y te proteja, te mire con agrado y te muestre su bondad. Que el Padre

Dios te mire con amor y te conceda la paz.

Juan Alberto Llaguno Betancourt

Lima – Perú – SurAmérica


LLama Gratis a cualquier PC del Mundo.
Llamadas a fijos y móviles desde 1 céntimo por minuto.
http://es.voice.yahoo.com

Enlaces de Devocionales Grupos