FELIZ AÑO 2006… gracias de todo corazón por todo lo que diariamente hemos compartido.  Ponemos en las manos del Señor lo que somos y tenemos.

Enséñame, Señor a vivir el don de cada día,

sin otros planes que los Tuyos, los de cada día.

Que el rostro de mi hermano, de mi hermana, sea nuevo para mí cada día.

Que pueda maravillarme de tu Amor, Padre, cada día.

Dame un corazón, Señor, manso con el sufrimiento de cada día,

fuerte en la lucha de cada día, amoroso en la oración de cada día.

Que cada día sepa confiar en ti Padre,

dejando en tus manos el mañana, sin inquietud, sin prisas.

Que cada día estrene tu Paz, recibiendo de Ti, cada día,

salud o enfermedad, éxito o fracaso, progreso o retroceso.

Enséñame, Señor, a vivir el Don de cada día. AMEN

 

En la confianza, en el Amor del Señor que sabe lo que nos hace falta, y por intermedio de Jesucristo, entregamos el  Año 2005 y acogemos con gozo el Nuevo año 2006.

Con el cariño y la oración agradecida, su hermana de siempre,

Chío.