Un siglo de cambio
Tomado de Nuestro Andar Diario
18 Grabad, pues, estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma; atadlas como una señal a vuestra mano, y serán por insignias entre vuestros ojos. 19 Y enseñadlas a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes (Deuteronomio 11:18-19).

13 Y le traían niños para que los tocara; y los discípulos los reprendie-ron. 14 Pero cuando Jesús vio esto, se indignó y les dijo: Dejad que los niños vengan a mí; no se lo impidáis, porque de los que son como éstos es el reino de Dios. 15 En verdad os digo: el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él. 16 Y tomándolos en sus brazos, los bendecía, poniendo las manos sobre ellos (Marcos 10:13-16).
 
Un siglo de cambio
Ampliar la imagen

Muchas cosas pasaron en el año 1903, y 102 años después, todavía existen.
Hace 102 años comenzó el Tour de France. La Compañía Harley-Davidson hizo su primera motocicleta. El primer oso de peluche hizo su aparición.
Eso me puso a pensar. ¿He hecho algo este año que vaya a alterar el mundo de aquí a 100 añosí No he inventado ningún dispositivo que vaya a cambiar la vida tal como la conocemos ahora. No he descubierto ninguna medicina nueva que cure el cáncer. Y tampoco resolví el problema del hambre mundial.
Pero sí invertí en la vida de algunos niños. Los he escuchado, he jugado con ellos, los he amado, he compartido con ellos mi amor por Jesús. Y les he contado cuánto los ama Dios.
Alguien ha dicho: “De aquí a 100 años, no va a importar qué clase de auto conducía ni de qué tamaño era mi cuenta bancaria. Pero el mundo podría ser un lugar mejor porque fui importante en la vida de un niño.”
Dios ama a los niños. Cuando la gente llevaba sus hijos a Jesús, los discípulos reprendían a sus padres. Pero Jesús insistía en que dejaran a los niños acercarse. Dijo: “Dejad que los niños vengan a mí; no se lo impidáis, porque de los que son como éstos es el reino de Dios. En verdad os digo: el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él” (Marcos 10:14-15).
Los niños son más confiados que muchos adultos. Todavía no se han agotado por las desilusiones de la vida. Enseñar a los niños acerca de Jesús puede ser una verdadera bendición porque muchos entienden fácilmente la verdad del evangelio. Y las lecciones que aprenden de niños los ayudan a vivir para Jesús cuando son grandes.
Tal vez la mejor contribución que podamos dar al mundo dentro de 100 años sea compartir la historia de Jesús con un niño.  –CK
 
Si desea recibir Nuestro Andar Diario por correo electrónico, go to
http://www.rbclatino.org/du.htm
 
Ampliar la imagen
 
Los niños si podemos cambiar el mundo, si asumes el compromiso tú para mostrarnos a Jesús, el Señor y Salvador de nuestras vidas.
Jesús marcará la diferencia en nosotros y seremos canales de bendición para todas las familias de la Tierra.
 
Ampliar la imagen
 
Con nuestro Dios harenos grandes proezas
 
Dios los bendiga abundantemente y que este Nuevo Año 2006, sea el inicio del gran cambio en las vidas de muchas personas a los cuales vamos hablar de Jesús y toda su obra a favor del Mundo.


Correo Yahoo!
Comprueba qué es nuevo, aquí
http://correo.yahoo.es

Enlaces de Devocionales Grupos