CREES EN LA EVOLUCIÓN O EN LA CREACIÓN
Por: Ruby Villarreal
No puedes creer en la evolución si crees en el Creador, pues la premisa de la evolución es que no hay Dios, que no hubo creación, y que todo cuanto existe es producto del capricho del azar.

¿Pero no se puede conciliar la evolución con la creación, es decir, pensar que Dios haya empleado a la evolución para crear a los animalesí No, la respuesta es un rotundo no. No puedes creer en la mal llamada “evolución teísta”, ni en ninguna otra idea que trate de mezclar la creación con la evolución. La evolución en todas sus formas es una mentira, es un engaño de Satanás para mermar el efecto que Dios pueda tener en la vida del hombre. No se puede conciliar la verdad con la mentira. Hay blanco y negro, sin escala de grises intermedia.

Si tú crees en Dios, en la Biblia, y en Jesucristo como tu Salvador, no puedes creer en la evolución. Y te voy a dar la más poderosa razón para ello:

Si el mundo provino de una gran explosión, si se formó de la nada por casualidad, y la vida llegó a ser por procesos aleatorios, entonces la muerte era un ingrediente necesario y ha sido parte natural del universo desde su nacimiento. Por tanto, la muerte no es consecuencia del pecado, y el pecado no es pecado. ¿De qué nos iba a salvar Cristo, entoncesí ¿Qué razón habría para que Dios ofreciera a Su propio Hijo como rescate por nuestra vida? Si tan sólo somos un pedazo de materia que existe por un momento y luego se desvanece, ¿para qué se nos da la oportunidad de la vida eterna? Si todo lo que somos es material, no tenemos un alma ni un espíritu que vivan por siempre. ¿Cuál es el fin de la fe? ¿Y para qué nos dio Dios la Biblia? ¿No sería un franco desperdicio?

Es sorprendente que un ateo pueda entender esto mejor que muchos cristianos. En las palabras de G. Richard Bozarth, en su escrito “El significado de la evolución” para la revista El Ateo Americano:
“El cristianismo ha pelado, todavía pelea, y peleará contra la ciencia hasta el fin extremo respecto a la evolución, porque la evolución destruye absoluta y finalmente la misma razón por la que supuestamente se hizo necesaria la vida terrenal de Jesús. Destruye a Adán y Eva y el pecado original, y entre los escombros encontrarás los lastimeros restos del hijo de dios [sic]. Quita el significado de su muerte. Si Jesús no fue el redentor que murió por nuestros pecados, y esto es lo que significa la evolución, entonces ¡el cristianismo es nada!”

Y el efecto que tiene el creer en la evolución es devastador. Roba al hombre de un sentido de propósito, de un destino. Le quita la esperanza, y le arroja al vacío irremediablemente. La evolución consiente la existencia del asesinato, del racismo, del homosexualismo, de la drogadicción y de peores cosas condenadas claramente por Dios. Al fin y al cabo, los animales así se comportan, ¿por qué nosotros no podemosí Todo lo malo es aceptable ante la evolución: es natural. Si venimos de Adán, creado por Dios, los valores son absolutos y Dios pone las reglas. Si venimos del mono, evolucionado por casualidad, los valores son relativos y el hombre pone las reglas. Según el mundo, esta segunda opción te libera.

En 1962, en Estados Unidos se dejó de orar y de enseñar los diez mandamientos en las escuelas, y la evolución se comenzó a inculcar como un hecho científico probado. Las estadísticas muestran qué ocasionó este alejamiento de la verdad de Dios:

* El rendimiento escolar bajó de un promedio de 97 a un promedio de 89 del cual no se ha podido recuperar.
* La cantidad de adolescentes entre 15 y 19 años de edad que padecen enfermedades venéreas aumentó 226%.
* La cantidad de embarazos en niñas de 10 a 14 años de edad aumentó 553%.
* La cantidad de parejas que viven en concubinato (unión libre) aumentó 536%.
* La cantidad de divorcios se disparó 117%.
* Los crímenes violentos subieron 794%.
Cifras que crecieron alarmantemente en menos de 40 años. En comparación, el crecimiento total de la población aumentó tan sólo un 25% en ese mismo tiempo (1962-1990). Sin embargo, en agosto de 1999, el estado de Kansas dejó de enseñar la evolución en las escuelas porque no es un hecho científico.

Desgraciadamente, el pensamiento evolucionista se ha infiltrado en todos los ámbitos, y de ti y de mí depende que la gente conozca la verdad. Como cristianos bíblicos no tenemos más opción que estar al tanto de este asunto, y aprovechar cada oportunidad que se nos presente para dar a conocer la verdad de la Creación. Es de suma importancia que les enseñemos a nuestros hijos que la evolución es una mentira, y que estemos armados contra ella y sus secuelas. ¡Preparémonos para pelear en la victoria de Jesús! Seamos cristianos instruidos, y tengamos a la Biblia como autoridad definitiva. Los conceptos científicos pasan, y cambian, pero la Verdad Eterna de Dios permanece, y al final, siempre es la que tiene la razón.

Si nunca habías pensado en el asunto, o si no eres cristiano siquiera, tal vez quieras cuestionar tu posición. Para acercarte al Creador y regresar al diseño perfecto que Él realizó en la creación, necesitas reconocer que eres pecador por el simple hecho de ser humano y descendiente de Adán. Eso te separa irremediablemente de Dios, a menos que aceptes como tu Señor y Salvador a Su Hijo Unigénito Jesucristo, que se hizo hombre, murió y resucitó para salvarte por toda la eternidad. Puedes hacerlo diciéndole ahora mismo: “Señor Jesús, en estos momentos confieso que soy un pecador y que necesito de ti. Ven a mi corazón y hazme nacer de nuevo, deseo esa vida eterna que sólo en ti puedo tener. Conviértete en el Señor de mi vida.” No volverás a ser igual. Te invito a que consideres esta magnífica opción que el Dios omnipotente pone a tu alcance, pues al retornar a tu Padre Celestial, te conviertes en una persona con una nueva identidad y un destino brillante. ¡Que Dios te bendiga!
 

Tomado de: UN VISTAZO A LA VERDAD DE LA CREACION


Correo Yahoo!
Comprueba qué es nuevo, aquí
http://correo.yahoo.es


Enlaces de Devocionales Grupos


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí