Inicio » Dios » Otra lección

Otra lección

BOLIVIA

Líder metodista es flamante ministra de Justicia

 

LA PAZ, enero 24 (ALC). La nueva ministra de Justicia de Bolivia, Casimira Rodríguez Romero, es una laica metodista que el año 2003 recibió un premio del Concilio Mundial Metodista y es secretaria general de la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras del Hogar.

 

Esta mujer quechua de 39 años que combina sus tareas sociales y políticas con sus estudios de Antropología en la Universidad Católica, nació en Mizque, cerca de la ciudad de Cochabamba. Hija única de una familia pobre, empezó a trabajar como doméstica a los 13 años de edad, por lo que conoce muy de cerca los abusos a que son sometidas las mujeres que realizan esas labores en América Latina.

 

Había momentos en que se sentía insignificante, cuenta. Cuando conoció a Cristo su vida empezó a llenarse de esperanza y fe, porque entendió que “el Señor está al lado de los pobres y enfermos y rechaza la injusticia”, señala.

 

Casimira Rodríguez se hizo miembro de la Iglesia Metodista Emmanuel, de Cochabamba. Cada domingo, su día de descanso, asistía al templo, donde recibió clases de costura. Este grupo se convirtió posteriormente en la Organización de Trabajadoras Domésticas, con Casimira como líder.

 

Presidió dos veces la Secretaría General de la Federación Nacional de Trabajadoras Domésticas, de donde saltó a la conducción de la Confederación de Trabajadoras del Hogar de América Latina y el Caribe, con filiales en catorce países.

 

Es autora de la iniciativa legislativa de regulación del trabajo asalariado en el hogar en el  país, que aunque fue aprobado por el Congreso a la fecha no se encuentra plenamente vigente. La ley no es suficiente, indica, es necesario que la sociedad la entienda y asimile como un hecho de justicia.

 

Casimira Rodríguez ha sido la voz de Cristo para socorrer a otras mujeres que sufren lo que ella pasó. “Cuando conocí al Señor, mi vida se llenó de esperanza y de fe, porque Dios está con el pobre, denuncia la injusticia y cura al enfermo”, afirma. Su voz, desde entonces, ha sido escuchada en Bolivia y en el ámbito internacional.

 

En noviembre del 2003 Casimira Rodríguez recibió el Premio Mundial Metodista de la Paz  en una solemne ceremonia celebrada en la Iglesia Evangélica Metodista “La Reforma” de La Paz. El Concilio Mundial Metodista, en representación de 39 millones de metodistas en el mundo, le otorgó la distinción en reconocimiento a “su coraje, creatividad y constancia” en la lucha por los derechos laborales y legales de las trabajadoras del hogar en Bolivia, hasta lograr la promulgación de la Ley de Regulación del Trabajo Asalariado del Hogar”.

 

El Premio Mundial Metodista de la Paz, instituido en 1970, ha sido recibido por personalidades como Boris Trajkovsky, presidente de Macedonia; Nelson Mandela, ex presidente de Sudáfrica; Kofi Annan, secretario general de las Naciones Unidas, y organizaciones como la Comunidad de San Egidio, que impulsó la paz en Mozambique y las Abuelas de la Plaza de Mayo, de Argentina, entre otras. (040/2006/met/pers/alc).

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte