UNA OBRA DE PAZ

LECTURA: Santiago 3:13-18

Y la semilla cuyo fruto es la justicia se siembra en paz por

aquellos que hacen la paz. Santiago 3:18

La pequeña iglesia de Umbarger, Tejas, era un lugar improbable para una obra de arte internacional. Pero hacia el fnal de la Segunda Guerra Mundial, siete prisioneros de guerra italianos, que estaban cautivos en un campo grande para prisioneros, fueron escogidos para ayudar a decorar las simples paredes de ladrillo de la iglesia.

Los prisioneros de mostraron renuentes a ayudar a sus captores, pero aceptaron con la condición de que sus esfuerzos fueran considerados como una contribución a la Fraternidad y la compresión cristiana

Pero a medida que trabajaron en sus pinturas y en una escultura de madera de la Última cena Cena, uno de los prisioneros de guerra recordó después: Casi de inmediato empezó a fluir entre nosotros una corriente espontánea de buenos sentimientos. Nadie habló de la guerra ni del pasado porque ..estábamos aquí para hacer una obra de paz y amor.

Nuestras vidas están llenas de situaciones en las que parece improbable que se pueda introducir la paz de Dios. Podemos sentirnos prisioneros de los malos sentimientos, las relaciones tensas y las circunstancias que nos restringen. Pero la paz tiene el poder de surgir en cualquier lugar.

Santiago nos recordó que  la sabiduría de lo alto es…pacífica, amable, condescendiente…..y la semilla cuyo fruto es la justicia se siembra en paz por aquellos que hacen la paz  ( Santiago 3:17-18).

Adonddequiera que estemos hoy, pidamos al Señor que nos use como pacificadores.

LOS MEJORES PACIFICADORES SON LOS QUE CONOCEN LA PAZ DE DIOS.