Si no visualiza este mensaje, por favor haga clic aquí
https://www.devocionalescristianos.org/devocional/sabado27.htm

Dios, habiendo hablado? en otro tiempo a los padres por los profetas,
en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo,
a quien constituyó heredero de todo.
Por tanto,
es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído,
no sea que nos deslicemos. 

Hebreos 1:1-2; 2:1.

¿Escuchar o colgar?

       Un habitante de Boston, con quien el presidente de los Estados Unidos procuraba comunicarse por teléfono, había colgado varias veces sin contestar. ¡No podía creer que el presidente en persona deseara hablarle! Finalmente la telefonista logró convencerlo y se pudo entablar la conversación.

       Nos llama alguien mucho más importante que el jefe de uno de los más grandes países del mundo. ?He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo?, dice el Señor (Apocalipsis 3:20). Él no se impone, simplemente llama. Dios, quien tiene derechos sobre su criatura, quiere tomar posesión de su ser moral y entrar a él.

       ?En una o en dos maneras habla Diosí para quitar al hombre de su obra? (Job 33:14 y 17) y apartarlo de sus malas acciones, de su camino de perdición, y para enseñarle la felicidad. ¿Escuchamos su voz insistente y llena de amor? Dios se dirige a usted a través de la Biblia, su verdadera Palabra. En otros tiempos habló por medio de sus profetas. Luego habló por Jesús, su Hijo. ¡Hoy le habla, por ejemplo a través de esta hoja! Los que no quieran escuchar Su voz en gracia, la oirán en juicio, porque ?el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él? (Juan 5:25). 

  • El devocional diario, es editado por: "La Buena Semilla" 1166 Perroy (Suiza) © Copyright: Todos los derechos reservados.
  • El texto enviado hoy es el del día correspondiente del año pasado.
  • El texto del día de hoy puede leerse en nuestra página: https://www.devocionalescristianos.org 

    Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma. – Tercera carta de Juan versículo 2.

  • Prediquemos por Internet – ¿Hemos bendecido tu vida con el Devocional Diario? Si tu respuesta es afirmativa entonces suscribe a otros (pidiendo primero su acuerdo) para que lo reciban al igual que tu haz clic aquí
  • El equipo de Devocionales, Inc. se encarga de enviar este mensaje diariamente por correo electronico a 29.249 suscriptores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí