Inicio » Dios » Mayordomía Del Trabajo

Mayordomía Del Trabajo

Mayordomía del trabajo

Por: Jorge Soria

Nuestro trabajo, oficio u ocupaciones es el medio de intercambio de nuestros dones, talentos y habilidades por una recompensa financiera o económica (dinero y/o bienes).

La palabra nos advierte en 1 Timoteo 3:8 que el hombre de Dios no debe ser codicioso de ganancias deshonestas, pero si es legítimo trabajar con un anhelo de obtener ganancias honestas.

Al trabajar desatamos nuestro potencial, obtenemos nuestras metas personales y vamos cumpliendo nuestro propósito aquí en la tierra.

La Biblia establece que: cada obrero (trabajador) es digno de su salario. Nuestro trabajo debe ser recompensado de acuerdo a la productividad y grado de bendición para los demás.

Aunque todo trabajo es digno, no todo trabajo es recompensado por igual.

Nuestro trabajo provee solución a los problemas o necesidades de los demás.

La palabra de Dios nos dice que el creyente trabaja no para adular a su jefe sino como para el Señor. La adulación como la rebeldía son los medios equivocados para realizar nuestro trabajo.

El apóstol Pablo también habla firmemente a los hermanos a que trabajen, y que no sean ociosos, poniéndose así mismo como ejemplo (él hacia tiendas).
Además, estableció que el que no quiera trabajar que tampoco coma.

Tomado de: “Como administrar tu vida y ser próspero”.
Usado con permiso del autor para la Revista Ministerio Mujer

Ministerio Mujer
A. H. Santa Maria de Vitarte
Mz. “R-1”, Lt. N° 05, Ate
Lima 3. Lima. Perú.

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte