Para reflexionar…(03/05/06)
El Buen Capitán

Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Prueba me y conoce mis pensamientos; Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guía me en el camino eterno” (Salmos 139:23, 24).

Había un barco a vapor, en aguas inglesas, viejo, pesado y aparentemente impropio para continuar navegando, que toda vez que llegaba a las d?rsenas, de forma desgarbada,
derribaba alguna parte del portón de entrada. Sin embargo,un cierto día, cuando se aproximaba y todos observaban para ver que tipo de deterioro haría, pasó suavemente, deslizando
sobre las aguas, sin que nada de anormal fuese visto. Un de los expectadores gritó: “¿ que hubo con el viejo barco?
Alguna cosa aconteció.” Un de los miembros de la tripulación, contesto: “Es el mismo barco viejo de siempre, pero tenemos un nuevo capitán.”

Cuando el barco de nuestras vidas navega por los mares de ese mundo sin la presencia del Buen Capitán, muchos errores podrían ser cometidos, grandes daños espirituales podrían sobre venirnos y tendremos dificultades de atracar en lasd?rsenas de nuestras conquistas.

Muchas veces andamos en este mundo de forma desordenada, sin saber lo que hacer o mismo para donde ir. Trompicamos aquí, derrapamos aculló, y las incertidumbres dominan nuestros sueños y nuestra esperanza.

Cuando convidamos a Cristo, el Buen Capitán, para dirigir todos nuestros pasos, podemos tener la certeza de que las victorias llegar?n y la transformación que ocurrió en nuestra manera de ser sería percibida y apreciada por todos que conocemos.

Sienta que su vida necesita alterar de rumbo? Deje Jesús acarrear la y luego estará trillando caminos de bendiciones.

Paulo Barbosa
Un ciego en el Internet
Autor de los libros(en Portugués): Despertando Para
Misiones, Mensajes Para el Corazón y Un Rayo de Sol Para
Días Sombríos
tprobert@terra.com.br
Sonría, Jesús te ama!