La practica espiritual rebaja la presion arterial, segun un estudio: “Orar, asistir a los cultos religioosos o simplemente llevar una vida espiritual puede tener efectos positivos en nuestra tensión arterial, según un estudio realizado por científicos norteamericanos de la Universidad de Misisipi.”