Servir a Dios no es un deber ni un privilegio exclusivo para unos pocos. Es para todos los cristianos.

Todos estamos llamados a servir a Dios en el ámbito en el cual nos desarrollamos todos los días. Esa es la razón de nuestra existencia en este mundo.

Es necesario que recuerdes que tu vida es para Dios. Tu vida es para que se la consagres a SU SERVICIO.

Cuando tu le consagras tu vida a Dios, lo que estas haciendo es ponerte A SUS ORDENES para que sea el quien te indique como has de llevar a cabo tu labor y
donde.

Cuando tu le consagras tu vida a Dios, el mismo se encargara de darte todos los recursos que necesites y mover todos tus acontecimientos para tal propósito;
pero a la vez ira quitando de ti y de tu entorno todos aquellos estorbos que te lo impidan.

No hay otra razón por la que estas en el mundo?
Ya te preguntaste:
Y QUE ESTOY HACIENDO AQUI?

Jose Alfredo Lievano
alfredolievano1807@yahoo.es
San Salvador, El Salvador, C.A.
Martes 23 de mayo 2006

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí