Email para ser visto con conexión a internet,
si no puede ver las imágenes
por favor haga clic aquí
https://www.devocionalescristianos.org/devocional/sabado24.htm

Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor,
y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios. 
Romanos 10:9; 5:1.

Respuesta a una vieja pregunta

       Un joven que había crecido en una familia piadosa cuenta lo siguiente: «Ya desde chico quise saber si existían personas que tuvieran la certeza de ir al cielo. Pero no me atrevía a preguntárselo a nadie. Cuando tuve 18 años de edad, por primera vez en mi vida encontré a un verdadero cristiano que había nacido de nuevo. Ocurrió en un negocio, mientras hablábamos. Quise saber cómo mi interlocutor había obtenido su empleo. Me contó que había entregado su vida a Cristo, quien era su Salvador, Señor y Maestro, y que él le había dado ese puesto.

       Estas palabras me llamaron la atención. ¿No se desprendía de ellas una confianza en Dios, confianza que mi religión Éla única verdadera según mis conviccionesí no me podía dará En ese momento le formulé la vieja pregunta de mi adolescencia, a saber, si él estaba seguro de ir al cielo. Me contestó con un claro sí, e inmediatamente agregó que él no era mejor que los demás, pero que el Señor Jesús había pagado por todos sus pecados en la cruz. Yo también creía esto, pero pensaba que no era suficiente. Según mi opinión, para poder ir al cielo era aún necesario, por lo menos, toda una vida de buenas obras.

       Poco a poco comprendí que la fe en el Señor Jesús era verdaderamente suficiente y que Dios podía perdonar mis pecados en virtud del sacrificio de mi Sustituto. Lo único que debía hacer era creerle. Confié en él y la paz de Dios llenó mi corazón».

  • El devocional diario, es editado por: "La Buena Semilla" 1166 Perroy (Suiza) © Copyright: Todos los derechos reservados.
  • El texto enviado hoy es el del día correspondiente del año pasado.
  • El texto del día de hoy puede leerse en nuestra página: https://www.devocionalescristianos.org 

    Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma. – Tercera carta de Juan versículo 2.

  • Prediquemos por Internet – ¿Hemos bendecido tu vida con el Devocional Diario? Si tu respuesta es afirmativa entonces suscribe a otros (pidiendo primero su acuerdo) para que lo reciban al igual que tu haz clic aquí
  • El equipo de Devocionales, Inc. se encarga de enviar este mensaje diariamente por correo electronico a 29.487 suscriptores.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí