No pedir mal

Jacobo 4:2  …No tenéis porque no pedís.  (3)  Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.

Hay una segunda condición al orar y es que no debemos pedir mal. “Pedís, y no recibís, porque pedís mal” (Jac. 4:3). No debemos orar sin dirección y sin control, ni pedir mal o descuidadamente ni pedir cosas innecesarias o que agraden a nuestra carne, ya que si lo hacemos, nuestras oraciones serán vanas. Dios siempre nos da “mucho más abundantemente de lo que pedimos o pensamos” (Ef. 3:20); pero si pedimos mal el resultado será muy diferente.

Pedir mal significa solicitar más de lo que uno necesita o puede contener. Si uno necesita algo, se lo puede pedir a Dios; pero pedir más de lo que se necesita es pedir mal. Si uno se halla en una necesidad seria, está bien que pida a Dios que la resuelva, pero si no tiene ninguna necesidad, y pide cosas a Dios, está pidiendo mal. Sólo se debe pedir de acuerdo con la capacidad y la necesidad de uno. No debemos pedir cosas al azar. Pedir descuidadamente es pedir mal, y por ende, dicha oración no recibirá respuesta. Pedir mal ante Dios se puede comparar con el caso de un niño que le pide a su padre que le dé la luna. A Dios no le agrada que le pidamos mal, y todo creyente debe aprender a hacer sus oraciones dentro de parámetros apropiados y no hacer peticiones apresuradas ni pedir más de lo que necesite.

Los versículos del Nuevo Testamento son tomados de la Versión Recobro del Nuevo Testamento Las “Palabras del ministerio” provienen de mensajes de Watchman Nee. Ambos son publicados por Living Stream Ministry, Anaheim, CA.

¡Jesús es el Señor!

 

 

PRACTICANDO EL LIBRO DE LOS HECHOS

Semana 12 — La conferencia de Hechos 15

Domingo — Leer con oración: Ef 3:1-7; 1 Co 2:14

?Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego? (Ro 1:16)

CONDUCIR LAS PERSONAS AL ESPÍRITU

El evangelio que Pablo predicaba, que también es el mismo que predicamos, es el de la salvación por la fe en la obra redentora del Señor Jesús. Si en una ciudad un grupo de personas aceptó el evangelio de la gracia, debemos regresar a cuidar de ellos, ayudándoles por medio de la palabra del evangelio del reino. El evangelio del reino es para aquellos que ya fueron salvos, para ayudarles a crecer en la vida divina. Lo más importante en nuestro cuidado a los santos es llevarlos al espíritu, y eso es lo que hemos practicado. Cuando los guiamos a invocar el nombre del Señor, ellos reciben más vida y crecen; cuando los llevamos a leer-orar la palabra, son llenados del Espíritu interiormente hasta rebosar.

Hoy estamos haciendo la obra de expansión, y procuramos permanecer en el Espíritu. Cuando leemos la Biblia debemos hacerlo en el espíritu y todo el conocimiento que adquirimos debe ser practicado por nosotros, para que no se vuelva una doctrina muerta y sin sentido. Naturalmente nos gusta vivir en la mente, en el alma, y cuando existe la necesidad de cambios tenemos dificultades, porque somos personas anímicas. Contactar a alguien según el alma natural es contactar la propia muerte, y cuando lo hacemos somos contaminados por ella. Lo mejor entonces, es hacer un corte claro para no tener más contacto con la muerte. Necesitamos ayudar a los hermanos a vivir en el espíritu, a invocar el nombre del Señor, a leer-orar la Palabra, pues los que tienen tal práctica están siempre alegres, contrariamente a los que viven en la esfera de la mente natural.

La conferencia de Hechos 15 no pudo resolver completamente el problema de los judaizantes. Debemos estar atentos en el espíritu y tener discernimiento con relación a todo lo que no nos conduce a Cristo. Lo que viene del Espíritu, gracias al Señor, lo recibimos. Lo que viene del alma natural, aunque nos convenza como doctrina, nos hará probar la muerte, por eso debe ser rechazado. Debemos volvernos a la Palabra y dejar que el Espíritu tenga libertad para hablar con nosotros. No debemos apegarnos a la opinión de hombres o traer las cosas del Antiguo Testamento a la nueva dispensación. Antes bien, debemos afirmarnos cada vez más en la economía neotestamentária de Dios, que es el dispensar del Dios Triuno procesado para nuestro ser tripartito con el fin de transformarnos en el material precioso de la Nueva Jerusalén, para expresar a Dios por la eternidad.

Por medio de Hechos 15 podemos aprender una buena lección. Ya que hemos salido para la expansión, visitando todas las ciudades, aprendamos como Pablo que, al predicar el evangelio, debemos conducir a las personas a que reciban la salvación por la fe. Cuando ya han sido salvas, necesitamos conducirlas al Espíritu para que crezcan en la vida divina ¡Alabado sea el Señor!

Punto Clave:  Ayudar a los hermanos a crecer en vida

Pregunta: ¿Qué es predicar el evangelio?

Dong Yu Lan

 

 

 
Nuestro proposito no es comunicar conocimiento, ni métodos bíblicos a los santos, sino ayudar a los que ya siguen al Señor y caminan en esta senda con el objeto de avanzar.
Watchman Nee
 
El verdadero ministerio se concibe en el vientre del sufrimiento, nace con fatiga y con dolor, y se mece en una cruz.
Ciertamente hay un camino solitario para los que buscan andar con Dios. Pero cuando andemos con el Señor, vamos a encontrar compañia en otros que tambien conocieron el rechazo y el sufrimiento cuando  anduvieron con Dios, y aprendieron sus caminos

__._,_.___

Si quieres recibir nuestros mensajes, entra aquí y registrate:  Subscribete to [DEVOCIONALES CRISTIANOS] por Email

Para Publicar tus mensajes, envía tus mails a la siguiente dirección:  devocionalescristianos@gmail.com

Cancelar Suscripción:  https://www.devocionalescristianos.org/que-es-dc-miembros

Para más información de nuestro ministerio: https://www.devocionalescristianos.org

Envía Imágenes Cristianas a tus seres queridos:
https://www.devocionalescristianos.org/imagenes-cristianas

Visita nuestros Foros y comparte con nosotros la palabra de Dios y haz nuevos amigos: https://www.devocionalescristianos.org/foro-cristiano/foros/



Enlaces de Devocionales Grupos

__,_._,___