DIOS TENGA MISERICORDIA DE NOSOTROS, Y NOS BENDIGA; HAGA RESPLANCECER SU ROSTRO SOBRE NOSOTROS

(SALMOS 67:1)

 

Los siervos de Dios, encontramos en el camino de Cristo, muchas experiencias en las cuales vemos su mano poderosa llenandonos de fortaleza, para que nuestra labor se vea recompensada.

El siguiente relato es una de esas experiencias que  he vivido y que con todo mi corazon comparto con el pueblo de Dios.

 

Recibi una llamada telefonica de una familia que estaba pasando por momentos dificiles en el matrimonio, ella es de la Replublica Dominicana y el es de Puerto Rico, son propietarios de una empresa y no asisten a ninguna iglesia. Pero un amigo de ellos les dio mi tarjeta de presentacion y decidieron llamarme.

Pedi la dirección a nuestro Dios, y el puso en mi corazon, que en lugar de citarlos a mi oficina, los fuera a visitar a su casa de habitacion por la noche.

Cuando llegue a la dirección que me habian dado, me di cuenta que se trataba de una mansion, me recibieron muy amablemente ,cuando entramos quede deslumbrado por el lujo en la sala, eran unos muebles finisimos, en los cuales inmediatamente senti el deseo de correr a sentarme en aquel sofa lleno de cojines hermosos color pastel, pero comence a caminar con el estilo pausado, mostrando ser una persona de buenos modales, y cuando yo esperaba que me dijeran puede sentarse, me dijeron que nos fueramos a la mesa del comedor que estaba junto a la cocina, y alli nos sentamos en un sofa viejo, color negro, en el cual tuve que tener cuidado de no romper mi pantalon docker’s , debido a la cantidad de resortes que sobresalian de dicho sofa.

Tal y como todo ministro de la consejeria familiar hace al iniciar una sesion, nos tomamos de la mano los tres, y dirigi la oracion pidiendo la sabiduria de Dios para el caso que teniamos que tratar.

Luego el marido quiso hablar, pero inmediatamente la mujer lo mando a callar, y alli comenzo la charla que manejo de comienzo  a fin, la bella dama de la familia, desde las 7 p.m. hasta la s 11 p.m. sin parar de hablar,

lo cual supero por tres horas, mi tiempo asignado para tales sesiones.

Sin que yo les asignara la siguiente cita, ella misma sugirio que volviera el siguiente dia y a la misma hora.

Llegue puntual, observe los muebles por segunda vez, aun tenian el forro protector y el precio, decia $4,000.00, -eso es lo que gana un obrero en un año, me dije-, pero seguian alli, virgenes, intactos. Avance directamente hacia la cocina, al sofa negro con los resortes salidos.

Nuevamente dirigi la oracion y posteriormente la esposa dio instrucciones que el que hablaria seria el marido, cosa que no resulto facil, porque ya el marido no queria hablar, me levante del sofa y abrace al caballero que guardaba silencio. Aquel hombre comenzo a llorar como un niño, yo le dije que no era necesario que hablara, porque Cristo habia hecho la obra.

La mujer estaba maravillada por lo que habia visto, que el siguiente paso fue tan delicioso para mi, al invitarlos a recibir a Cristo, lo aceptaron inmediatamente.

Posteriormente vinieron las visitas de discipulado todos los jueves a las 7 p.m., y siempre en la cocina, porque decian que esos muebles eran tan carisimos que unicamente los tenian para decorar la casa.

Ya discipulados comenzaron a reunirse en una iglesia cercana a su casa.  Transcurrieron seis meses sin saber de ellos, yo continue mis labores en la iglesia, mi trabajo paralelo en un Banco y finalizando mis estudios universitarios siempre para el servicio de Cristo.

Llego el periodo de la presentacion de la discertacion en la universidad y con ella, el pago de los gastos de graduacion, que se sumaron en $1,500.00, de los cuales aun me faltaban $200.00.

Para ese momento, mi gozo de terminar la universidad y la confianza en Cristo, hacian que los $200.00 no me afectaran mucho, porque aun tenia un dia mas para conseguir el dinero, pero senti una confianza mayor en Dios, pense:

“Si Dios me ha dado los $ 10,000.00 que ha costado mi carrera, tambien me dara los $200.00 que me hacen falta”.

Llego el dia viernes, ese dia tenemos reunion para estudiar la Biblia en nuestra congregacion a las 7:30 p.m. y yo tenia que llevar el dinero el sabado a la universidad.

A las 6 de la tarde recibi una llamada telefonica, era el matrimonio al cual habia ministrado hacia seis meses, sinceramente, esa llamada me volteo el estomago por dos razones:

en primer lugar porque yo ya estaba a punto de salir para la iglesia, horario que respeto al maximo y en segundo lugar porque me imagine que otra vez, venian los problemas con ellos.

Mi inteligencia me decia a gritos:

“diles que los visitaras la proxima semana”, pero  senti en mi corazon que Dios me decia:

” ve a visitarlos, corre la segunda milla por mi causa y te gozaras”.

Sali inmediatamente en mi vehiculo, un poco mas rapido que de costumbre, llegue a las 6:30, lo primero que les dije fue que disponia unicamente de media hora para estar con ellos porque tenia que ir a brindar un estudio Biblico en la iglesia.

Ellos estaban tan sonrientes, que me dijeron, no te vamos a quitar mucho tiempo, porque solamente queremos decirte que los muebles son

para ti!!!!!

Yo me quede paralizado, no podia asimilar esa noticia, unos muebles tan finos, carisimos y sin usar…los abrace a ambos con mis ojos llenos de lagrimas de gozo,

Ellos me dijeron que desde que habiamos orado, las cosas comenzaron a cambiar, la familia habia solucionado los conflictos serios, su empresa habia prosperado y ahora se llevaban mucho mejor.

Me despedi y como un niño sali corriendo hacia mi vehiculo, y cuando iba a medio bloque de la casa de ellos, por el espejo retrovisor, vi que alguien venia corriendo detras de mi, me detuve, era el amigo que traia un sobre en su mano y me dijo, aqui le envia mi esposa, dice que es para alguien que lo necesite,

le di las gracias, y en el semaforo, lo abri. Si no es por los vehiculos que estaban detras de mi que comenzaron a sonar sus bocinas, yo no podia creer lo que tenia en mis manos, eran $200.00.

 

 

“para que sea conocido en la tierra tu camino,en todas las naciones tu salvacion.  Te alaben los pueblos, oh Dios; todos los pueblos te alaben”

(Salmos 67:2-3)

 

ESCRITA

DESDE LA CAPITAL DEL SOL,
   

FONDO ODALISA

 

__._,_.___

Si quieres recibir nuestros mensajes, entra aquí y registrate:  Subscribete to [DEVOCIONALES CRISTIANOS] por Email

Para Publicar tus mensajes, envía tus mails a la siguiente dirección:  devocionalescristianos@gmail.com

Cancelar Suscripción:  https://www.devocionalescristianos.org/que-es-dc-miembros

Para más información de nuestro ministerio: https://www.devocionalescristianos.org

Envía Imágenes Cristianas a tus seres queridos:
https://www.devocionalescristianos.org/imagenes-cristianas

Visita nuestros Foros y comparte con nosotros la palabra de Dios y haz nuevos amigos: https://www.devocionalescristianos.org/foro-cristiano/foros/



Enlaces de Devocionales Grupos

__,_._,___