Inicio » Reflexiones Cristianas » LA MINA TERRESTRE DE LA INSEGURIDAD Y AMISTAD AGRADECIDA

LA MINA TERRESTRE DE LA INSEGURIDAD Y AMISTAD AGRADECIDA

LA MINA TERRESTRE DE LA INSEGURIDAD Y AMISTAD AGRADECIDA

Hola mis amados:

Todos en algún momento de la vida nos hemos sentido inseguros, es normal este sentimiento en nuestras vidas, pero como afrontarlo es lo importante, que la fe prevalezca en la duda, en los momentos en que no sabemos como actuar, por eso leamos y aprendamos lo que nos indican aca para mejorar nuestra vida.

LA MINA TERRESTRE DE LA INSEGURIDAD.

Es posible que la inseguridad no nos suene tan explosiva como las minas terrestres del orgullo o de la envida o los celos, pero es también muy peligrosa. La persona que habitualmente se siente insegura, puede resultar muy dañada. Esos sentimientos de inseguridad pueden desarrollarse a partir de muchas situaciones diferentes. Podemos experimentar tragedias, como la pérdida de uno de nuestros padres en nuestra niñez, o crecer en un ambiente que nos perturba. A veces nos sentimos inseguros por fracasos serios que hemos experimentado.

Cualquiera que sea la causa de nuestra inseguridad, los efectos son semejantes. Podemos sentirnos indecisos porque nuestro temor de hacer decisiones equivocadas nos lleva a evitar hacer decisiones del todo. A veces nos cuesta establecer relaciones duraderas porque creemos que no seremos un buen amigo o amiga. O nos mantenemos a distancia de los demás por temor al rechazo, pero la gente, con frecuencia, percibe esto como orgullo.

Muchas veces, nos convertimos en críticos de los demás. Cuando somos lastimados, queremos que otras personas se sientan mal también.

Dolorosamente, podemos caer en la trampa de creer que el éxito se basa en la aprobación de los demás. La verdad es que Dios tiene un camino especial para su vida, en la que el éxito no se puede medir por las alabanzas humanas.

La inseguridad no es algo que podemos confesar y obtener la libertad. Es un mal que debe ser confrontado por un largo tiempo, y finalmente hacer la decisión de confiar en lo que Dios dice acerca de nosotros, no en lo que el Enemigo nos susurra.

Cómo vencer la inseguridad:

No hay soluciones instantáneas para vencer la inseguridad. Primero, tenemos que reconocer nuestra inseguridad. Luego, debemos identificar qué circunstancias generan esos sentimientos. Por último, debemos vencer ese estado mental.
¿Deslizarnos hacia la seguridad es imposible; tenemos que trabajar para lograrla.
Tener una sensación de seguridad es más que desarrollar autoestima. Jesucristo es nuestra fuente de fortaleza. Si tratamos de vencer la inseguridad sin Él, simplemente la estaremos ocultando con nuestros esfuerzos.

Como nos vemos a nosotros mismos, no es necesariamente la manera como somos en realidad. Más bien, tenemos que preguntarnos cómo nos ve el Señor. Para quitar el enfoque de nosotros mismos y de nuestros errores, tenemos que ir a la Palabra de Dios. Para vencer la inseguridad tenemos primero que enfrentar cualquier duda que tengamos en cuanto a la Biblia. La Biblia es tan efectiva que cuando leemos lo que Dios dice de nosotros, nuestro pensamiento cambiará, y seremos capaces de abandonar la destructiva manera de pensar que nos produce inseguridad.

Concéntrese en las cualidades positivas de su vida. Pídale al Señor que lo guie para hacer una evaluación sincera de sus buenas cualidades. Se sorprenderá de lo que Dios le mostrará. Es importante que no se fije en las capacidades de los demás para comparar las suyas. Nadie es como usted, y es absurdo hacer comparaciones. Nuestra misión es seguir a Jesús de la manera que Él nos llama individualmente; por consiguiente, podemos mirarlo a Él para tener seguridad.

AMISTAD AGRADECIDA.

Ahora también es el momento de tener un recuerdo agradecido.

Son muchos quienes a lo largo han dejado su huella en ti.
Experiencias sobre las que puedes recordar nombres. Quizá algunos te hayan lanzado a una aventura para sacar algo de ti y despertar tu “yo dormido”, conseguir aquello que te parecía imposible, cambiar, crecer y madurar.

Descubrir en ti las huellas de “otros amigos” encontrados a lo largo del camino, todo esto motivo de alegría y gratitud. Es motivo de gratitud el que hayas podido experimentar a Dios, creer en la vida y en tu capacidad de encuentro, creer que alguien haya podido ayudarte a descubrir lo mejor que existe dentro de ti.

Agradece a:

Aquellos que desde su manera de ser, te ayudaron a ser más humano, más sencillo, más sensible a las cosas de Dios.

Aquel que inesperado y oportuno supo escucharte comprensivo.

Aquellos con quienes compartiste tus ratos de juego.

Aquel que te ayuda a revelar tu riqueza interior.

Aquel que con su gran bondad te hizo ser sencillo.

Aquel que descubriste un día y “se quedó en ti”.

Aquel que corregiéndote con cariño te hizo caminar.

Aquel que con su vida incansable te animó a luchar.

Aquel que sin cansancio siempre esperó lo mejor de ti.

Aquel que te exigía siempre haciéndote crecer en la grandeza.

Aquel que te hace sentir importante cuando necesita de ti.

Aquel que estando lejos lo sentiste cerca.

Aquel que con su desacuerdo te hace descubrir tu verdad.

Aquel que sabes que te quiere y siempre te espera.

Aquel que siempre te anima a ver lo positivo.

Aquel que te quiere como eres animándote a crecer.

Aquel que con su necesidad de ti hizo que te sintieras “único”

Aquellos que con su experiencia interior te ayudaron a conocer a Dios y te anunciaron la buena noticia de que:

DIOS ES TU MEJOR AMIGO Y TE AMA.

Agradecimiento es una nota del alma que produce el mejor concierto en el espíritu.

Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos. Col 3:15

Para exclamar con voz de acción de gracias, Y para contar todas tus maravillas. Sal 26:7

Recordar lo que los demás han hecho en nuestras vidas llevaría mucho tiempo, pero si tenemos en cuenta que han aportado a nosotros muchas riquezas que n-os han hecho mejores personas es algo maravilloso, por eso así no tengamos los nombres de los amigos, que nuestra sinceridad se muestre en lo que tenemos de ellos, esas huellas que marcaron nuestro corazón y que la gratitud siempre este en nuestra alma por todos ellos y por Jesús que es nuestro mejor amigo.

Los amo y bendigo en Jesucristo.

MAGNOLIA.

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte