¿Motivación o manipulación?  

¿Cómo podemos extraer lo mejor de las personasí Textos de referencia: Hebreos 13:17, 18; 2 Timoteo 2:15

 Alguien dijo que la diferencia entre motivación y manipulación está en la satisfacción de la sed.  De ser así, la clave para los líderes es buscar gente sedienta e identificar su sed.  Los motivadores eficaces se preguntan a sí mismos ¿Qué clase de agua tengo para satisfacer qué clase de sed?

¿Cómo podemos extraer lo mejor de las personas?

Establecer un ambiente amistoso. Cuando hemos motivado genuinamente a alguien, podemos mirar a esa persona a los ojos y saber que hay una relación honesta y amigable entre nosotros.

Disfrutar de la particularidad de las personas.  Ser amigos es beneficioso, pero no es necesario tener los mismos gustos.  Necesitamos compartir la emoción de nuestros obreros y apreciar su trabajo.  Los obreros sentirán nuestro aprecio y se verán motivados por él.

Conozca cuáles son las capacidades de las personas.  Deberíamos poder evaluar objetivamente las habilidades de un voluntario, sus capacidades potenciales, el nivel de compromiso, la habilidad para encontrar motivación, su disciplina e intensdad en su entrega.  Esto es necesario si vamos a nutrir a voluntarios en sus habilidades naturales sin empujarlos más allá de sus limitaciones reales.

Conozca cuánta responsabilidad puede soportar una persona.  Los buenos líderes saben si su gente trabaja mejor cuando se les da tareas detalladas o responsabilidades que dejan la iniciativa en sus manos.

Busque beneficios mutuos.  Deberíamos buscar individuos que quieran desarrollar habilidades de las que la iglesia también pueda beneficiarse.  Si una persona tiene potencial, una buena pregunta para hacer es:  ¿Usted tiene mucho más talento del que ha puesto en uso ¿Cuánto esfuerzo está dispuesto a hacer si le damos la oportunidad de desarrollar ese talento??

Dé a la persona una reputación a qué atenerse.  El reconocimiento público así como los cumplidos significativos motivan a los voluntarios, cuando se los hace con integridad.  Por ejemplo, conozco a un jefe que decía cosas agradables y verdaderas de sus obreros, lo que le valió como recompensa que los obreros lo apreciaran y se esforzaran por mantener su buena reputación.

Disfrute del trabajo, y deje que esto se vea.  Cuando la gente ve que estamos verdaderamente agradecidos por el trabajo que tenemos el privilegio de realizar, intuyen que ellos también pueden disfrutar de su trabajo. A medida que honesta y abiertamente ofrecemos agua a las personas sedientas, no manipulamos sino motivamos.

FRED SMITH

Para comentar
¿Los voluntarios de su congregación disfrutan de su trabajo? ¿Cómo podemos saber si es así?
¿Son desafiados a crecer en sus habilidadesí ¿Por qué sí o por qué no? ¿Cómo hacerlo sin crear un ambiente agresivo?
¿Quiénes son los voluntarios claves que podrían asumir más responsabilidad?
¿Cómo recompensa el entusiasmo que los voluntarios tienen por su trabajo?

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí