Carta al director

 

Católicos y protestantes, convertíos a Cristo

 

Cayetano Martí (Palma)

 

Soy un obrero yesero jubilado, y yo mismo, como descendiente de los apóstoles de Jesús que llegaron a Mallorca poco tiempo después de la muerte de nuestro amigo Jesús de Nazaret, puedo deciros a vosotros, católicos y protestantes, qué es ser cristiano. Con este mensaje me dirijo a la iglesia rica, catolicismo y protestantismo, que forman una religión compuesta de ricos y pobres, explotados y explotadores.

 

Yo formo parte de un grupo de personas, gente obrera, que somos la iglesia pobre. Con sencillez y bondad, y sin ofender a nadie, puedo deciros: ?Católicos y protestantes, convertíos a Cristo?. Pero comprendo que entre vosotros seguramente hay personas que viven en sí mismas a Cristo.

 

Y vosotros, jerarquías y sacerdotes católicos y pastores protestantes, os presentáis como ?iglesia de Jesús de Nazaret?, pero vosotros no sois el cristianismo de Jesús. La justicia, la paz, la bondad son cosas que se viven; esto es Cristo.

 

El cristiano no acumula riquezas materiales, trabaja para vivir, y al ver que la humanidad está dividida en ricos y pobres procura no traer muchos hijos al mundo para disminuir el número de obreros en paro, de pobres que pasan hambre, de soldados para las guerras que organizan los ricos. El cristiano procura ser bueno, pero no se deja engañar por nadie.

 

Y tú, jefe de la iglesia católica a quien llaman ?el papa?, junto con toda la jerarquía y los sacerdotes, eres como yo y los demás seres humanos. Todos somos ovejas del buen pastor que es Cristo. Para estar en comunión con Dios nadie necesita seguir a ningún pastor asalariado.

 

Si llega el momento en que tú y tus seguidores comprendáis estas cosas y procuréis vivir al Cristo, seréis verdadero ejemplo para la humanidad. Por el hecho de vivir a Cristo en mí mismo puedo repetir, con propiedad, lo que dije al principio: ?Católicos y protestantes, tanto jerarquías como creyentes, convertíos a Cristo y que Dios os ilumine?.

 

Amén.

 

DIARIO SIGLO XXI / España

Junio 20 de 2006