LA ALEGRÍA DE ALABAR AL INMUTABLE DIOS

MEDITE EN SALMOS 100-102

“Pero tú eres siempre el mismo, y tus años no tienen fin” (Sal. 102:27)

Dios es inmutable, es decir, es el mismo, Él nunca cambia, ni muda su vida y aspecto. Superemos las aflicciones y cantemos con gozo al eterno Señor.

Cantemos al Señor con alegría, cuando uno alaba, debe hacerlo de corazón y con entendimiento de que alabamos al Señor. Sirvamos con alegría, esto es vital cada vez que ayudamos a una persona hay que hacerlo con gozo, con deseos y vayamos a la presencia del Señor con regocijo. “Reconoced que Jehová es Dios. Él es Absoluto, es misericordioso, es nuestro Padre. Él nos hizo, somos creados a su “imagen y semejanza”. Somos pueblo suyo y ovejas de su prado. Porque recibimos a Cristo como nuestro Salvador.

La palabra integridad viene de íntegro, se dice del recto, intachable, probo. David como Rey decide vivir en integridad privada, así como vivía en integridad pública. Nuestro país requiere de personas probas, intachables en conducta pública y privada. Cuanto más un creyente en Jesucristo, debe vivir una vida integra, dentro del hogar, a solas y públicamente.

Luego hay un Salmo considerado como la oración de un enfermo, que después la comunidad la utilizó cuando Jerusalén se encontraba en ruinas. En todo caso, este Salmo ayuda mucho a toda persona que esta pasando momentos de angustia.

Cuando una persona está enferma necesita cuidado, aliento, mucha comprensión y en ocasiones alimentación. El Señor sabe como tratar y considerar al enfermo. Por eso es importantes acudir al Señor en nuestro dolor y desesperación, ayudar al decaído para levantarlo.

Gracias su oración están ayudando a cambiar vidas en el poder de Jesucristo para Dios.

ORACIÓN:

Señor en medio de la crisis te alabo, porque tú eres el mismo…