La oración de una madre

Léase 2ª a Timoteo 1.3-5

La oración fervorosa del justo tiene mucho poder. -Santiago5.16 (VPEE)
Debido a que mi esposo era militar, nos mudábamos a menudo. Así que rara vez tenía la oportunidad de estar con mi madre a medida que ella envejecía. Con los años, su mente se ha deteriorado hasta el punto de que apenas reconoce a sus hijos o podría llamarnos por nuestros nombres.

Al fin, en un momento dado, pude pasar una noche con mi mamá. Poco después de dejarla en su cama, escuché un débil susurro en el cuarto. Al escucharla de cerca, me percaté de que mi madre oraba por todos sus seis hijos y nuestras familias. Presentándonos a cada uno por nuestros nombres en el orden en que habíamos nacido, le pedía a Dios que nos permitiera «conocer a Jesús».

Por primera vez desde mi conversión hace 20 años, comprendí que mi salvación y mi hambre por la Palabra de Dios fue una respuesta a su oración. También comprendí que la oración no tiene que ser larga ni elaborada para impresionar a Dios. Una oración breve, susurrada con fe, tiene más poder que las oraciones más largas y elocuentes que se hayan pronunciado.

Sa. Karen Nadeau (Texas, EUA)

Oración:

Señor, ayúdanos a nunca preocuparnos por la forma en que oramos, sabiendo que todas nuestras oraciones son agradables ante ti. Amén.

PENSAMIENTO PARA EL DÍA
¿Qué nombre debo traer ante la presencia de Dios hoy?

OREMOS:
Por las madres que oran.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí