Dios nos escucha

El que hizo el oído, ¿no oirá? El que formó el ojo, ¿no verá?? El Señor conoce los pensamientos de los hombres. Salmo 94:9 y 11.

Tú oyes la oración. Salmo 65:2.

Dios nos escucha

Para mucha gente la oración se limita a algunas frases aprendidas de memoria. Pero eso no es orar.

Orar es dirigirse a Dios como un hijo le habla a su padre. En toda la tierra, millones de personas pueden hablarle al Señor al mismo tiempo, porque ningún pensamiento de hombre alguno escapa a su perfecto conocimiento. Varios salmos de David lo afirman: «Has entendido desde lejos mis pensamientosí todos mis caminos te son conocidos. Pues aún no está la palabra en mi lengua, y he aquí, oh Señor, tú la sabes toda» (Salmo 139:2-4). «Desde el cielo mira el Señor; ve a todos los hijos de los hombres: desde el lugar de su morada observa a todos los moradores de la tierra» (Salmo 33:13-14, V.M.)

Orar es exponerle a Dios todas nuestras penas y necesidades. Es tener la seguridad de que él escucha y responderá según su perfecto conocimiento de lo que es bueno para los que se dirigen a él. Cuando nos habla mediante su Palabra, la Biblia, también quiere que le demos gracias por lo que nos revela. Dios es amor y el hecho de que nos escuche es una prueba de ello.

El creyente tiene el privilegio de dirigir sus oraciones al Padre. El Señor Jesús alienta a los suyos para que se dirijan directamente a Dios, recordándoles: «De cierto, de cierto os digo, que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará? El Padre mismo os ama» (Juan 16:23-27).

Victor Marcano
[highlight] Pero allí donde abundó el pecado, sobreabundó la Gracia – Romanos 5:20[/highlight]

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí