La Conversión de Un Escéptico En La Biblia

Respondió el hombre, y les dijo: Pues esto es lo maravilloso, que vosotros no sepáis de dónde sea, y a mí me abrió los ojos. Juan 9:30.

A un alma sincera Dios puede convencerla por la revelación de sí mismo a través de la Palabra. Así lo demuestra la siguiente historia de un escéptico:

«Yo no creía en Dios ni en la Biblia, ni tampoco en la autenticidad de ninguna experiencia cristiana. Para mí la conversión sólo era una piadosa ilusión de fanáticos cristianos.

La lectura de libros de la Crítica bíblica confirmó mi creencia de que la muerte no es más que un sueño eterno y que no existe ni cielo ni infierno. Sin embargo, con el correr de los años tuve ocasionalmente dudas que me molestaron cada vez más.

¿Qué ocurrirá contigo si la Biblia tuviese razón?, me preguntaba. Finalmente decidí examinar el cristianismo con base en las declaraciones de la Biblia. Si hubiese algo de cierto, yo debería hallarlo; si no, nunca más una duda podría turbar mi tranquilidad.

Un domingo, cuando estaba solo, me arrodillé y oré más o menos lo siguiente:

“Oh Dios, si existes, escúchame. Si hay un cielo y un infierno, muéstramelo. Si la Biblia es verídica, revélamelo e ilumíname. Luego empecé a leer la Biblia por el Nuevo Testamento.

Estudié capítulo por capítulo con extrema atención. Cuanto más leía, tanto más inevitable me resultó la impresión: todo es cierto; yo soy un pecador perdido.

Sólo una semana después de que hube empezado a examinar a fondo la verdad acepté al Señor Jesús como mi Salvador. Un indescriptible gozo y un profundo agradecimiento hacia mi Salvador se apoderó de mí».

Victor Marcano
Pero allí donde abundó el pecado, sobreabundó la Gracia – Romanos 5:20

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí