Invertir en agricultura para lograr seguridad alimentaria

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación celebra cada año el Día Mundial de la Alimentación el 16 de octubre, fecha en que fue fundada la Organización en 1945. El tema del Día Mundial de la Alimentación y de TeleFood para 2006 es Invertir en la agricultura para lograr la seguridad alimentaria.

 

Aunque la agricultura se haya convertido en un sector secundario en la economía de numerosos países industrializados, debe desempeñar un papel destacado a nivel mundial para que se pueda poner fin al hambre. Sin embargo la ayuda extranjera para la agricultura y el desarrollo rural ha seguido disminuyendo. De un total de más de 9 000 millones de dólares EEUU al año a principios de los ochenta, el volumen de dicha ayuda se redujo hasta situarse en 5 000 millones de dólares EEUU a finales de los años noventa. Mientras tanto, se estima que 854 millones de personas siguen estando subnutridas en el mundo entero.

 

Esta situación sólo se podrá invertir mediante inversiones en la agricultura – así como apoyando la educación y la sanidad. La mayor parte de los agricultores del mundo son pequeños agricultores. Como grupo, son los mayores inversores en agricultura. Por otro lado, su propio acceso a los alimentos tiende a ser insuficiente o precario. Si consiguen obtener beneficios de su actividad agrícola, pueden alimentar a sus familias durante todo el año y reinvertir en sus explotaciones mediante la compra de fertilizantes, semillas de mejor calidad y equipo básico.

 

Está surgiendo un nuevo modelo de cooperación entre los sectores público y privado para el desarrollo rural. Este modelo incluye nuevas formas de [1] poner en contacto a los productores y la agroindustria, [2] establecer clases y normas de calidad y velar por su cumplimiento, [3] mejorar la situación de la inversión en la agricultura y [4] proporcionar bienes públicos esenciales, tales como las infraestructuras rurales.

 

La inversión en infraestructura en zonas rurales [especialmente en materia de recursos hídricos, carreteras, energía y comunicaciones] desempeña un papel crucial a la hora de impulsar el crecimiento agrícola. Si estas condiciones llegan a cumplirse en los países, cabe esperar enormes beneficios para la agricultura y los hogares rurales pobres.

 

FAO

16/10/06
 

Juan Alberto Llaguno Betancourt

Protejamos nuestra Biodiversidad y el Medio Ambiente

jllb@ec-red.com

jllb@ozu.es

Telf.: 99363083 – 2710367

Lima    Perú   SurAmérica

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí