Inicio » Dios » SALMO 23: GRACIAS POR SER MI PASTOR

SALMO 23: GRACIAS POR SER MI PASTOR

GRACIAS POR SER MI PASTOR: SALMO 23

“En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre”. Salmos 23:2-3

David caminaba con Dios. En la soledad de su tarea pastoril, no estaba solo. Tenía comunión con el Señor. Hablaba con Él, le componía salmos, lo adoraba. Era tan fuerte la presencia de Dios en su vida que él podía afirmar: “Jehová es mi pastor; Él me guía, me da reposo, me cuida, me protege, me da victoria”!Qué maravillosa experiencia!

Cuando caminas con Dios, Él se revela como tu pastor. En medio de la angustia y el temor, te dirige a su lugar de paz, de reposo. Conforta tu alma. Imparte su soplo de vida en tu corazón refrescando tu ser y sientes que nada te falta. Él adereza la mesa delante de tus enemigos y te sustenta con los manjares de Su Trono.

Aquellos que desean tu mal crujirán los dientes al ver las bendiciones que Dios te da. ¡Qué bueno es tener al Señor como nuestro Pastor!

David afirmó:  “Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando”. El pastor ungía sus ovejas al menos con dos propósitos: para curar sus heridas y como repelente para algunos insectos. Así también Dios quiere ungirte con el Espíritu Santo, el óleo de alegría con el cual ungió a Jesús (Hebreos 1:9), para que camines sano, victorioso y rechazando todo ataque del enemigo. ¡Recibe el óleo de gozo!

Digamos con David: “Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida”.

Nada resulta más placentero que caminar diariamente con Dios.

DIOS TE BENDIGA

Mensaje enviado por Poesía a Unidos para vencer

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte