¡Respóndeme, Dios mío, por tu gran amor!

Sácame del lodo para que no me hunda, líbrame de los que me odian y de las aguas profundas; que no me arrastre la corriente, que no me trague el Abismo, que el Pozo no se cierre sobre mí.

¡Respóndeme, Dios mío, por tu gran amor!

Yo soy un pobre desdichado, Dios mío, que tu ayuda me proteja: así alabaré con cantos el nombre de Dios, y proclamaré su grandeza dando gracias.

¡Respóndeme, Dios mío, por tu gran amor!

Que lo vean los humildes y se alegren, que vivan los que buscan al Señor: porque el Señor escucha a los pobres y no desprecia a sus cautivos.

¡Respóndeme, Dios mío, por tu gran amor!

SALMO Sal 68, 15-16. 30-31. 33-34

Saludos en Cristo
de su @migo Zandro

DIOS Padre todopoderoso te bendiga,
Cristo Jesus te llene de gozo,
El Espiritu Santo te guie.