Inicio » Dios » La Puerta Está Abierta

La Puerta Está Abierta

La Puerta Está Abierta

“Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta” (Mateo 25:10).

Dr. C. Horton entró cierto día en un ascensor y dijo el piso donde quería ir . Siempre dispuesto a no perder ninguna oportunidad de hablar de las cosas celestiales, se volteo para la muchacho que manejaba el ascensor y le pregunto: “Usted va para el cielo o al infierno?” “Yo no se,” contesto sorprendido el ascensorista. Cuando llego al piso deseado el ascensor paro y la puerta fue abierta, pero el Dr. Horton no se movió para salir. El muchacho esperó algunos instantes y entonces le dijo: “Usted no va salir la puerta está abierta.” “Así es la puerta del cielo, contesto Dr. Horton, saliendo y dejando el joven pensativo con tal ilustración.

Para donde estamos caminando mientras vivimos y buscamos realizar los sueños de conquistas y felicidad? Cual ha sido nuestra planificación con relación al final de nuestras vidas aquí en este mundo? Sabemos que nuestro tiempo es limitado y que un día tendremos que enfrentar la eternidad. Y por qué puerta pasaremos: Que nos lleva a Dios o que nos aleja de él?

La elección siempre será nuestra. Dios nos coloca delante de dos opciones: una puerta angosta, pero que abre grandes horizontes, pastos verde y aguas cristalinas, alegría y salvación eterna y una puerta ancha, que lleva a lugares áridos y nebulosos, donde solo encontraremos tristeza y perdición.

Muchas veces nos mostramos indiferentes a eso, juzgando que tenemos mucho tiempo para pensar en el asunto y que lo dejaremos para después. Mientras tanto, el Señor, con mucho amor y deseo de vernos salvos, continuará aguardando nuestra decisión. Jesús es la puerta angosta. Para cada uno de nosotros él dice: “La puerta está abierta, quien quiera, entre y viva con abundancia… para siempre.”

Va estar parado, hasta que la puerta se cierre, o va a dar los pasos necesarios para pasar por ella? Si hace eso, será verdaderamente feliz.

Paulo Barbosa

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte