Abraham Lincoln dijo acerca de la guerra civil americana en el siglo 19:

Esta guerra nunca hubiera sido una realidad sin la intervención siniestra de los Jesuitas. Le debemos al Papado que ahora veamos nuestra tierra roja manchada de la sangre de sus hijos más nobles… Me da pena con los sacerdotes, los obispos y las monjas de Roma en los Estados Unidos porque cuando la gente se de cuenta de que ellos son en gran parte responsables por las lágrimas y por la sangre derramada en esta guerra.—Ibid. pp. 296-297.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí