Si no puede ver el devocional por favor haga clic aquí
o bien copie el enlace de abajo en su navegador
https://www.devocionalescristianos.org/devocional/jueves28.htm

Porque las cosas invisibles de él,
su eterno poder y deidad,
se hacen claramente visibles desde la creación del mundo,
siendo entendidas por medio de las cosas hechas,
de modo que no tienen excusa.
Pues habiendo conocido a Dios,
no le glorificaron como a Dios.

Romanos 1:20-21.

Ciencia y Revelación (1-4)

       Cada nuevo descubrimiento de la Ciencia evidencia alguna maravilla oculta de la naturaleza. El renombre que merece el autor del descubrimiento es legítimo, pero se olvida fácilmente que una gloria mucha más grande pertenece a Dios, quien creó todo lo que la inteligencia de los hombres busca sondear, y quien también les dio la capacidad para hacerlo.

       En el transcurso de los siglos, hombres inteligentes se esforzaron por explotar todo lo que les era accesible. Pero ya Salomón vislumbró que ?no hay fin de hacer muchos libros? (Eclesiastés 12:12).

       La inteligencia, esa capacidad dada al hombre para buscar y comprender, debería hacerle discernir la grandeza del Dios creador, de quien depende. Esa facultad implica una responsabilidad moral que el animal no posee.

       Pero si el conocimiento de las cosas creadas no lleva al ser humano a honrar a Dios y a reconocer su poder y su autoridad, no hace más que agravar su responsabilidad y Dios lo declara inexcusable.

       ?El principio de la sabiduría es el temor del Señor? (Proverbios 1:7) . Rehusar inclinarse humildemente ante su Creador conduce al hombre a enorgullecerse de sus conocimientos, aunque limitados, para levantarse contra Dios, discutir su Palabra y hasta negar su existencia.

  • El devocional diario, es editado por: "La Buena Semilla" 1166 Perroy (Suiza) © Copyright: Todos los derechos reservados.
  • El texto enviado hoy es el del día correspondiente del año pasado.
  • El texto del día de hoy puede leerse en nuestra página: https://www.devocionalescristianos.org 

    Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma. – Tercera carta de Juan versículo 2.

  • Prediquemos por Internet – ¿Hemos bendecido tu vida con el Devocional Diario? Si tu respuesta es afirmativa entonces suscribe a otros (pidiendo primero su acuerdo) para que lo reciban al igual que tu haz clic aquí
  • El equipo de Devocionales, Inc. se encarga de enviar este mensaje diariamente por correo electronico a 30.122 suscriptores.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí