Padre Rico La Biblia Lo Dice

“El Señor es mi pastor; nada me faltará”.

El Barón Rothschild, miembro de una famosa familia del mundo de las finanzas, andaba, cierta noche, de carruaje y, al salir, dio al conductor una propina que juzgó adecuada. Mirando la propina con desdén, el conductor dijo: “Su hijo siempre me da mucho más de lo usted me da.”Yo creo si lo hace,” dijo el Barón Rothschild. “Porqué, tu sabes, el tiene un padre rico y yo no.”

El Barón dijo algo muy importante. Cuando tenemos un Padre rico que nos promete suplir todos los recursos, podemos abrir el corazón y, con amor, dar con libertad todo lo mejor que tenemos. Estamos siempre tranquilos y despreocupados,porque sabemos que nada nos faltará.

¿Estamos confiando plenamente en nuestro Padre rico? ¿Estamos viviendo la vida abundante que Cristo nos ofreció, a través de Su sacrificio en el Calvario? ¿Estamos extendiendo las manos con amor cumpliendo lo que el Señor nos enseño?

Muchas veces nos encogemos en un mundo de preocupaciones excesivas, revistiéndonos de una coraza de temor y ansiedad y evitamos tomar actitudes osadas simplemente porque creemos que somos muy pobres y carentes y nada podemos ofrecer. Nos olvidamos que nuestro Padre es rico, amoroso, y se agrada de quien dá con alegría.

Si usted es un hijo de Dios, no encoja jamás su mano en el acto de ayudar al prójimo. Abra el corazón y demuestre siempre el amor que el Señor derramó sobre usted, no se preocupe jamás con lo que ganará a cambio porque su tesoro jamás tendrá fin. Al final, su Padre rico es el dueño de todo el oro y plata de este mundo y tiene para usted bendiciones y riquezas que durarán por todo el eternidad.

No se olvide que su Padre es rico y usted es su heredero!

Paulo Barbosa

2 COMENTARIOS

  1. Que quizo decir con esto?
    Muchas veces nos encogemos en un mundo de preocupaciones excesivas, revistámonos de una coraza de temor y ansiedad y evitamos tomar actitudes osadas.

    • Lina, fue un error y lo correcto sería: Muchas veces nos encogemos en un mundo de preocupaciones excesivas, revistiéndonos de una coraza de temor y ansiedad y evitamos tomar actitudes osadas simplemente porque creemos que somos muy pobres y carentes y nada podemos ofrecer. Nos olvidamos que nuestro Padre es rico, amoroso, y se agrada de quien dá con alegría. Ya esta corregido! Muchas gracias por avisar. Mil Bendiciones!

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí