Los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad;porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Juan 4:23.

 

¿Qué es la adoración?

La adoración es el verdadero culto, ¡el que nos permite servir a Dios! En la acepción corriente, se entiende por culto una reunión de personas que escuchan una predicación. Sin embargo, cuando Dios nos habla por medio de uno de sus siervos, no le servimos, sino que él nos sirve a nosotros.

La verdadera adoración cristiana es la manifestación o expresión de los corazones que están llenos de gratitud y subyugados por lo que Dios es y por su revelación en la Biblia a través de su Hijo.

Como adoradores, los redimidos deben presentar a Dios lo que agrada a Su corazón. ¿Y en qué podría Dios hallar más agrado y satisfacción sino en su amado Hijo, quien le glorificó en su vida y en su muerte? Cuando hay verdadera adoración, es Dios quien importa; no hay lugar para la preocupación por nuestro estado espiritual, por nuestros sentimientos, experiencias, pruebas o dificultades.

Todo se concentra en Cristo, a quien presentamos y ofrecemos a Dios como un ?sacrificio espiritual?. Debemos olvidarnos de nosotros mismos y, en cambio, llenarnos de los pensamientos de Dios acerca de su amado Hijo. Esto no puede dejar fríos nuestros corazones. Así Dios recibe el agradecimiento de sus redimidos; es precisamente la verdadera adoración que su corazón anhela.

Esta actitud no dejará de influir en nuestra vida. Como dice la Escritura: mirando a cara descubierta la gloria del Señor, somos transformados en la misma imagen (véase 2 Corintios 3:18).

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí