Egocéntrico

 

Si alguno quiere venir en pos de mí,

niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.

(Marc.8:34)

 

Pensar siempre en sí mismo asegura una vida miserable.

 

Considero que es un desafío dejar de pensar en mí misma, pero cuanto más obedezco al Señor en esta área, más feliz estoy.

 

Creo que todos tenemos el hábito de tratar de cuidarnos a nosotros mismos.  Queremos hacer planes para asegurar que tenemos todo lo que necesitamos.

 

Obviamente, nadie puede vivir sin pensar un poco en sí mismo o sin hacer planes, pero cuando empezamos a tener una mente egocéntrica, ya no estamos en la voluntad de Dios.

 

Vivimos en una sociedad que promueve el egocentrismo, pero esto no es lo que la Palabra de Dios nos aconseja.

 

Es urgente que los hijos de Dios resistamos el imán del mundo y rehusemos pensar en forma tan egocéntrica.  Creo que muchas personas están deprimidas porque pasan todo el tiempo tratando de hacerse felices.  El gozo verdadero viene solamente cuando entregamos nuestra vida – no cuando tratamos de preservarla.

 

No eches a perder tu vida tratando de retenerla.  Sé una bendición para otros, y recibirás bendiciones.  Da a otros y te será dado.  ¡Muere al egocentrismo y vivirás de verdad!

 

Ora así:

"Padre, te pido que me liberes del egocentrismo y que me transformes a la imagen de Jesucristo.  En el nombre de Jesús, ¡amén!"

 

Joyce Meyer

 

 

__