No todos los días podremos reír, pero tampoco debemos tirarnos a
morir en llanto y desesperanza.

He recibido varios mensajes con frases como estas:

"SIENTO QUE LAS FUERZAS SE ACABAN"
"YA MI BARCO ESTA HACIENDO AGUA"
"HE PERDIDO LO QUE MAS QUERIA".

Para todos quienes están pasando por momentos de dolor y desesperación les envío unos versículos para meditar, y recuerden…
la Palabra del Señor tiene poder incluso para resucitar muertos.

"No os inquietéis por cosa alguna; antes bien, en toda ocasión, presentad a Dios vuestras peticiones, mediante la oración  y la súplica, acompañadas de la acción de gracias. Y la paz de Dios, que supera todo conocimiento, custodiará vuestros corazones y vuestros
pensamientos en Cristo Jesús."
Filipenses 4:6-7

Recordemos la respuesta del Señor Jesucristo al ciego que imploraba
misericordia:

"Jesús, dirigiéndose a él, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? El ciego le dijo: Maestro ¡que vea!  Jesús le dijo: Vete, tu fe te ha salvado.   Y al instante recobró la vista y le seguía por el camino." Marcos 10:51-52

Volvamos nuestros ojos al que es la misericordia y la fuerza…
Jesús, Nuestro Señor, quien no sólo está vivo, sino que camina entre
nosotros. ¡No estamos solos, junto a nosotros camina el que vive
para siempre!

"¿No te he mandado que seas valiente y firme? No tengas miedo ni te acobardes, porque Jehová tu Dios estará contigo dondequiera que vayas". Josué 1:9

No todos los días podremos reír, pero sí todos los días tendremos a nuestro Dios y Señor junto a nosotros para consolar a sus hijos y levantar al caído.

Sé valiente y firme,  ¡no tengas miedo ni te acobardes!, levántate en fe  y verás la gloria de Dios.