Resplandeció en las tinieblas luz a los rectos; es clemente, misericordioso y justo". ( Salmo 112:4).
En la época invernal es común ver los troncos secos de los árboles. Ya no hay el follaje multicolor de las hojas otoñales que con su mezcla de rojo, verde y amarillo, cubren el paisaje. Los troncos pelados son el único recuerdo del otoño.

Esta verdad se aplica también a las épocas de la vida, cuando el gozo y la prosperidad parecen ser sólo un recuerdo. En medio de tiempos difíciles y desilusión, ten presente que el invierno no es permanente.

Las palabras de Lamentaciones 3:22-23 nos enseñan la esperanza asombrosa que hay más allá de la desilusión: "Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad".

A ti te digo: No temas, porque Cristo está contigo. Él es consuelo y seguridad en medio de la adversidad. Él nunca dejará ni abandonará a uno de sus escogidos. Solamente confía en El y El hará.

La primavera está cerca, al igual que las nuevas hojas; los pétalos florecen fragantes para adornar las ramas peladas. A este período de dolor de seguro le seguirá un grato tiempo de regocijo en el Señor. Mantenga tu mirada puesta en la misericordia y compasión de Dios, y verás brotar las flores de tu fe a una nueva temporada.

Seleccionado
Señor aunque se que es un tiempo difícil para mi vida, tengo la convicción en mi corazón que tu nombre será glorificado en muy poco tiempo. Porque Tú nunca me has dejado y nunca lo harás. En el nombre de Jesús. Amén y amén.
Sólo entre tú y Él
  • ¿Hay convicción en mi corazón de que El esta obrando en mi vida para bien?
  • ¿Creo que aunque en este tiempo es difícil, Dios lo usará para bendecir mi vida?
  • ¿Estoy dispuesto a rendir mi vida a El para que El la use como El quiere?

__._,_.___

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí