Inicio » Dios » ¡Cuanto daño nos hemos hecho queriendo NO SENTIR lo que realmente SENTIMOS!

¡Cuanto daño nos hemos hecho queriendo NO SENTIR lo que realmente SENTIMOS!

Queridos Todos:

Estas cosas nos hacen pensar mucho. Sé que algunos no recibirán el presente
mail; pero quien lo reciba y lo entienda seguro lo "respirará" .Aporto un
material que me parece interesante y absolutamente el hilo conductor hacia
donde vamos.

Queda mucho por hacer; de nuestra parte debemos incrementar la convicción de
que lo único que tenemos prohibido en nuestra mente es el "no se puede", lo
demás está todo permitido.
A quienes entienden que la lucha de la Luz contra las sombras resulta
siempre desigual. Y desde que pone al descubierto cosas que "lo establecido"
prefiere permanezcan por siempre ocultas, suscita una tremenda oposición; y
hoy, como ayer, el Justo sigue siendo crucificado "entre dos ladrones" por
revelar secretos que la sinagoga entiende son peligrosos para "la gente", y
Sócrates sigue bebiendo su amargo tecito por enseñar cosas que "pierden a la
juventud". Y así, el ansiado florecimiento se ha postergado de siglo en
siglo. Y el progreso se hace violento, cuando bien pudo ser pacífico. Pero
siempre es preferible actuar y darnos la oportunidad de arrepentirnos de lo
hecho; que arrepentirnos por no haber hecho nada.

Desde niños se nos enseñó a controlar las emociones, como signo de respeto y
culto a los buenos modales. Llorar es mal visto; gritar o estallar de
alegría también. Ahora: Si te mantienes inmutable pese a las dificultades es
calificado muy bien, y alentado a ser así. Se dice que la madurez es control
y serenidad; y que la inmadurez es expresión libre y espontánea. El mensaje
es: Prefiere lo racional en lugar de lo emocional… Eso ha creado
depresión, suicidios, conflictos.
¿Qué hubiera sido de los grandes hombres si hubieran reprimido sus
"corazonadas"? ¿Qué hubiera sido del mundo?
La diferencia entre la genialidad y la locura es el grado de éxito.

Miré al este… Y vi al sol emerger entre las tinieblas movedizas;
en el oeste, escuché agitarse las campanas del Poder;
Al norte, vi la aurora boreal fecundar la tierra;
Y al sur, una cruz ígnea me recordaba mi posición central; mi corazón…
Quien tiene ojos…

Existen dos clases de hombres:

  – Los que pasan la vida soñando
  y los que dan vida a sus sueños
  – Los que sueñan con logros
  y los que logran sus sueños

  – Los que siguen las huellas
  y los que las dejaron

  – Los que ven para poder creer
  y los que creen antes de ver

  – Los que te pisan al subir
  y los que suben a ayudar

  – Los que te dan confianza
  y los que te la quitan

  – Los que dan sin pedir a cambio
  y los que te piden el cambio

  – Los que escogen una de dos
  y los que toman las dos

  – Los que se asoman por la ventana
  y los que se salen por ella

  – Los que hacen, se reproducen y mueren
  y los que nacen, producen y nunca mueren…

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte