Gotas de Aceite 


En un cuarto modesto, una persona seriamente enferma pedía silencio. Mas la vieja puerta crujía cada vez que alguien la abría o cerraba. El momento solicitaba quietud, más no era oportuno para hacer una reparación adecuada. Como el medico estaba en la puerta, la puerta crujía, en las idas y venidas del enfermero, en el transito de los familiares y amigos, así que la puerta chillaba, estridente. Aquella circunstancia trajo, al el enfermo y a todos los que prestaban asistencia y cariño, verdadera guerra de nervios. Con todo, después de varias horas de incomodidad, llego el vecino coloco algunas gotas de aceite a las bisagras y la puerta se volvió silenciosa, tranquila y odebiente.

  
La lección es simple,más bien expresiva. En muchas ocasiones hay ruido dentro de nuestros sitios, en el ambiente de trabajo, en cualquier reunión. Son las cosas de las relaciones humanas que hacen ruido inconveniente. Son problemas complejos, conflictos, inquietudes, peleas… Entretanto, en la mayoría de los casos nos podemos presentar la cooperación definitiva para las extinción de las discordias. Basta que sembremos el recurso infalible de algunas gotas de compresión en la situación que aparece sin resolver.


-Algunas gotas de perdón acaban de inmediato con las discusiones mas calurosas. 


-Gotas de paciencia en el momento oportuno pueden evitar grandes sin sabores.


– Pocas gotas de cariño, penetran las barreras mas sólidas y producen efectos duraderos y saludables.

-Algunas gotas de solidaridad y fraternidad pueden contener una guerra de muchos años. 


– Y con alguna gotas de amor  las mas delicadas y cerradas puertas abren y confían  sus cuidados.


– Son las gotas de puro afecto que penetran y dulcifican las almas resecadas de esposas y esposos, ayudando en la mantención de convivencia duradera.


– En las relaciones de amistad, a veces, algunas gotas de afecto son suficientes para lubricar los engranajes y evitar los ruidos estridentes de la discordia y de la intolerancia.

  
De esta forma, cuando usted percibe que sus relaciones  están haciendo ruido inconveniente, no espere que el vecino venga solucionar el problema. Atrévase que UD. Puede silenciar cualquier discordia usando del aceite lubrificante del amor, útil en cualquier circunstancia, y sin contraindicaciones.
      
No es preciso de grandes virtudes para lograr éxito en esta empresa.
Basta tener conocimiento y sentido común. A veces, son necesarias apenas algunas gotas de silencio para contener el ruido desagradable de una discusión infeliz.

Y ud.  Que piensa que los pequeños gestos nada significan, Piense  que las grandes montañas están constituidas de pequeños granos de arena. Piense eso.

 
Autor Anonimo

Traduccion del Portugués: Mario Cáceres López.