por Russell Grigg

Lagartos EstripitososNuevas tecnologías asombrosas, cinematográficas han puesto al hombre de cara a cara con imágenes de las criaturas más grandes de tierra . . . Pero, ¿qué sabemos de ellos en realidad?

Lagartos Estrepitosos

Los dinosaurios han ganado fama recientemente, cuando se encontraron los restos parciales de lo que podría ser el dinosaurio más grande que haya existido jamás.

El gigante de Río Negro

Durante el último año, en un lugar al sur del Río Negro en Argentina, investigadores han desenterrado 20 huesos fosilizados gigantes que incluyen dos vértebras, que miden 117 cm. (3.84 pies), y fémures, costillas y huesos de cola. Como no se han clasificado científicamente aún, se están llamando el ‘Gigante de Río Negro’.1

Suponiendo que el cuello tenía de 10 a 12 vértebras, los investigadores creen que el animal era un saurópodo (ver encasillado) que podría haber medido cerca de 50 m. (165 pies) de cabeza a cola, 14 m. (45 pies) de alto, y pesado más de 10 toneladas.2 Mientras puede haber sido el dinosaurio más largo encontrado hasta la fecha, no es el más pesado. El más pesado se cree que fue el Argentinosaurus que se calcula pesaba 100 toneladas, pero se piensa que era unos 8 m. (27 pies) más corto que el Gigante de Río Negro, aunque era mucho más corpulento.2

No es sorprendente que haya afirmaciones de haber encontrado el dinosaurio más grande, y luego más grande aún, porque son lo que más llaman la atención de la prensa y atraen más fondos para investigaciones.3 Sin embargo, la existencia de dinosaurios tan grandes tampoco es contrario a las expectaciones de los creacionistas. Creemos que los dinosaurios demuestran la creatividad maravillosa de Dios, así que entre más grande se encuentran,4 más se revelan Su poder y majestuosidad.

Huevos y embriones de los saurópodos

Aunque parezca raro, los saurópodos grandes no pusieron huevos gigantes. Recientemente los investigadores hallaron un sitio, también en Argentina, que contiene miles de fragments de huevos fosilizados de dinosaurio.5 El equipo encontró más de una docena de huevos y 40 fragmentos de huevo que contenían dientes pequeños, piel delicada de bebé dinosaurio, del tamaño de una uña humana, y huesos diminutos, desplomados, que se han identificados como de embriones de saurópodos.6 Los huevos son redondos, de 13 a 15 cm (5 — 6 pulgadas) en diámetro, con un grueso de cáscara de 1.4 mm. (1/20 pulgada).6

Entonces, ¿porqué no pusieron huevos gigantes los saurópodos gigantesí El experto sobre dinosaurios, Alan Charig, explica: ‘Si lo hubieran hecho, la cáscara hubiera sido tan gruesa que no se hubiera podido traspasar el aire necesario para el dinosuario bebé adentro, ni hubiera podido el dinosaurio bebé salir cuando era hora de hacerlo’.7

La mejor explicación que los científicos pueden ofrecer, para dar razón de la existencia de esta colección de huevos y embriones saurópodos, es que tiene que ver con una catástrofe. Un co-jefe del equipo, Luis Chiappe, dijo, ‘los científicos encontraron tantos restos de embriones que parece que de repente llegó una calamidad al nidal, y por eso, muchos huevos se destruyeron. . . El agua de una inundación podría haber penetrado la cáscara porosa y los embriones se ahogaron.’8 ‘La evidencia inicial demuestra que los embriones podrían haber perecido en una inundación que los enterró rápidamente en una capa de sedimento y lodo. De esta manera, los tejidos suaves pudieron fosilizar antes de podrirse, un hecho que es bien raro’.9

Algo de mucho interés para los cracionistas, aparte de que el Diluvio de Noé podría haber producido el material necesario para enterrar los huevos, y las condiciones para hacerlo tan rápido, es el tamaño de los huevos. Aunque los huevos tenían embriones de los animales más grandes de la tierra, los embriones enroscados hubieran tenido sólo unos 38 cm. (15 pulgadas) de largo. Por eso, Noé no tiene que haber llevado saurópodos de tamaño abuelo en el arca. Unos juveniles, que se estaban madurando, hubieran cabido facilmente en el espacio disponible, y luego hubieran podido cumplir el objetivo de Dios, que los animales del Arca llenasen la tierra después del Diluvio. Como muchos reptiles modernos, es posible que los dinosaurios siguieran creciendo hasta la muerte; entonces los más grandes también podrían haber sido los más viejos. Hay que notar también, que muchos dinosaurios no eran demasiado grandes, incluyendo los adultos completamente maduros, como por ejemplo, el Compsonatus del tamaño de una gallina y el Mussaurio del tamaño de un ratoncito. De hecho, todos los esqueletos de dinosaurio hasta ahora descubiertos, indican que el tamaño promedio era el de una oveja.

Los dinosaurios, hechos y ficción

Los dinosaurios llaman la atención del público hoy día por otra razón. Una película popular de Disney con el nombre de Dinosaur salió en mayo del 2000. Utiliza efectos especiales más espectaculares que sus predecesores, como la serie del BBC Walking with Dinosaurs (Caminando con los dinosaurios) y Jurassic Park de Hollywood. Sin embargo, también es ficción, no realidad.

El trama tiene que ver con un iguanodonte joven que se llama Aladar, que sobrevive el impacto de asteroides, que–de acuerdo a la creencia común entre los evolucionistas–llevó los dinosaurios a la extinción hace 65 millones de años. La película no muestra seres humanos, ya que no habían evolucionado todavía. Aladar es adoptado y criado por un grupo de lémures bondadosos (primates delgados con cuerpos parecidos a los monos), aunque, según los evolucionistas, los primates no aparecieron en la tierra hasta después de la extinción de los dinosaurios. ‘Hicimos trampa por unos 50 millones de años’, dice el co-director Eric Leighton, porque los productores querían dar la idea de que los lémures (y, por lo tanto, los seres humanos también) tienen una ascendencia que data de la época de los dinosaurios.11 Con ese fin, Aladar tiene apariencia de mamífero. De lado, su cabeza se parece al ‘Caballo Przewalski’ de Mongolia.

Un tema repetido en Dinosaur es el de que sobrevivir depende de tener compasión y cooperar. La compasión de Aladar por los otros dinosaurios lo pone en conflicto con Dron, el líder severo del hato de dinosaurios que sobrevivió el impacto de los asteroides. Esta idea parece cuadrar con la creencia de los evolucionistas de la ‘Nueva Era’ (New Age) cuyo credo es que todos formamos parte de la ‘Naturaleza’ y debemos portarnos bien los unos con los otros. Esta película presenta una versión saneada del dogma evolucionista.

Los publicistas de Disney, en un informe a la prensa, reconocieron que la película, ‘en ciertos aspectos, se desvia intencionalmente de los hechos científicos’.

Los creacionistas reciben con agrado los hechos auténticos sobre los dinosaurios, descubiertos por los investigadores, pero no su acostumbrada interpretación evolucionista de estos hechos. No nos desconcierta la ficción sobre los dinosaurios que sale de Hollywood, el BBC y los medios de comunicación. La Biblia presenta una línea de tiempo de la historia que explica el principio y la extinción de los dinosaurios, que concuerda con la evidencia, pero que difiere totalmente del dogma evolucionista.

  • Los dinosaurios fueron creados en el día seis de la Semana de la Creación, junto con el Hombre.
  • No existían la muerte, el derramamiento de sangre, el consumo de carne, ni las enfermedades antes del pecado de Adán.
  • Todos los géneros de animales de tierra, que respiran el aire, incluyendo a los dinosaurios, estaban en el Arca de Noé. Aún los saurópodos (jóvenes) cabían facilmente en el Arca.
  • Los dinosaurios iban extinguiéndose gradualmente después del Diluvio.
  • Hay mucha evidencia indicando la existencia de algunos tipos de dinosaurios hasta recientemente.

Por ejemplo, hallazgos de entalladuras y pinturas de criaturas parecidas a los dinosaurios, en varios lugares del mundo, que es evidencia que el hombre y el dinosaurio vivían al mismo tiempo. Se han descubierto huesos no fosilizados de dinosaurios, en Alaska12 y el hueso de pierna que contiene células rojas de sangre13 de un T. Rex. En muchos países hay cuentos de dragones, que corresponden bastante con las descripciones de los dinosaurios.

Conclusión

La Biblia da la mejor explicación, consistente con la evidencia, por todos los dinosaurios, inclusive los saurópodos. Los cristianos pueden utilizar esta información, con confianza, para testificar de su fe.

Referencias y notas

  1. http://www.abcnews.go.com/sections/science/DailyNews/dinosaur_patagonia00125.html 25 de mayo de 2000.
  2. http://www.abcnews.go.com/sections/science/DailyNews/dinosaur_patagonia00120.html 25 de mayo de 2000.
  3. En 1994, en el sudeste del estado de Oklahoma, EEUU, los científicos desenterraron cuatro vértebra; la más grande tenía ‘140 cm de largo, lo cual sugiere un largo de cuello de 10 metros y un cuerpo de cabeza a cola de 30 metros’. Vea Science 286(5443): 1285, 12 de noviembre de 1999. El equipo que actualmente está en Argentina sostiene que hubo un cuerpo más largo con una vértebra más corta.
  4. O, en cuanto a eso, entre más pequeño el micro organismo
  5. Chiappre, L. et al., Embriones de dinosaurio saurópodo de finales del período Cretácico en Patagonia, Nature 396(6708): 258-61. 19 de noviembre de 1998.
  6. Son los primeros embriones saurópodos en el mundo que se hayan identificado, los primeros embriones de dinosaurio que se hayan encontrado con piel fosilizada, y los primeros embriones de dinosaurio que se hayan descubierto en el Hemisferio sur.
  7. Charig, A., A New Look at the Dinosaurs, Rigby Publishers, Adelaide, Australia, pág. 114, 1985.
  8. <http://www.canoe.com/CNEWSScienceArchive/981117_dinosaurs.html> 25 de mayo de 2000.
  9. Chiappe, L., Dinosaur Embryos: Unscrambling the Past in Patagonia, National Geographic, 194(6):34-41, diciembre de 1998.
  10. La orden de mamíferos que incluye el hombre, simio, mono y los prosimios.
  11. Leighton, admitió francamente, ‘¡Hacíamos trampa, y bastante! No estabamos haciendo un documental sino narrando un cuento’. Fuente: USA Weekend, 12-14 de mayo de 2000, pág. 7.
  12. Davis, B., et al, The Great Alaskan Dinosaur Adventure. Master Books. AR. USA. 1998.
  13. Wieland, C., Sensational dinosaur blood report, Creation 19(4):42-43, 1997.

RUSSELL GRIGG, M.Sc.(Hons) era químico industrial antes de servir en Overseas Missionary Fellowship por 20 años. Ahora forma parte del personal de Respuestas en Génesis en Australia