Por Carl Wieland

Publicado por primera vez en: 
Creation Ex Nihilo 19(4):42–43
Septiembre–noviembre 1997

¿Glóbulos rojos en fósiles de huesos de un Tyrannosaurus Rex (T. Rex)? ¿Con rastros de la proteína que forma la sangre llamada hemoglobina (la cual le da el pigmento rojo a la sangre y acarrea oxígeno)?  Suena descabellado para aquellos que creen que esos restos de dinosaurios tienen por lo menos 65 millones de años.

Por supuesto, no es tanta la sorpresa para aquellos que creen en Génesis, en cuyo caso los restos de dinosaurios tienen cuando mucho unos cuantos miles de años.

En un artículo1 reciente, científicos de la Universidad Estatal de Montana,  aparentemente han tenido que batallar para no permitir que la precaución profesional detenga su obvia emoción por los hallazgos encontrados, los cuales reportan la fuerte evidencia de que rastros de sangre fueron encontrados en un T. Rex.

 La historia comienza con un  esqueleto de T. Rex bellamente preservado desenterrado en los Estados Unidos en 1990. Cuando los huesos fueron traídos a la Universidad Estatal de Montana, se notó que algunas partes muy profundas dentro del hueso largo de una pata, no se habían fosilizado completamente. Encontrar  huesos de dinosaurio no fosilizado, ya es una indicación más consistente con una edad joven para los fósiles (mire el recuadro) que con una edad atigua.

Dejemos que Mary Schweitzer, la científica más involucrada con este hallazgo, nos explique lo que pasó cuando, junto con sus compañeros de trabajo, se rotaban una y otra vez, para ver a través del microscopio una delgada sección de este hueso de T. Rex completo, con todo y los vasos sanguíneos.

'El laboratorio se llenó de murmullos de asombro, porque había enfocado el microscopio en algo dentro de los vasos que ninguno de nosotros había notado: objetos redondos diminutos, translúcidos, de color rojo con un centro oscuro. Un colega los miró y gritó: "¡Usted tiene glóbulos rojos! ¡Usted tiene glóbulos rojos!"2 Schweitzer compartió a su jefe, el famoso paleontólogo Jack "Dinosaurio" Horner, sus dudas sobre cómo éstos pudieran realmente ser glóbulos rojos. Horner sugirió que ella intentara de demostrar que no eran glóbulos rojos, a lo cual respondió: "Hasta ahora, no hemos sido capaces de demostrarlo".'

Buscar ADN en tal espécimen fue obviamente tentador. Sin embargo, fragmentos de ADN se pueden encontrar en casi todo, desde hongos, bacterias, hasta huellas digitales humanas, así que es difícil estar seguro que uno tiene ADN del espécimen. El equipo de Montana encontró, junto con ADN de hongos, insectos y bacterias, secuencias de ADN no identificables, pero no se podría decir que ésas no se habían mezclado con secuencias de organismos de hoy en día. Por lo tanto este no sería problema para la hemoglobina, la proteína que da el tinte a la sangre de color rojo y acarrea oxígeno, así que se enfocaron a buscar esta sustancia en el hueso fósil.

La evidencia que la hemoglobina ha sobrevivido de hecho en este hueso del dinosaurio (el cual crea inmensas dudas sobre la idea de 'millones de años') es, a la fecha, como sigue:

  • El tejido era de un color castaño rojizo, el color de la hemoglobina, igual al líquido extraído del tejido de dinosaurio.
     
  • La hemoglobina contiene pigmentos conocidos como unidades heme. Características químicas únicas al pigmento se encontraron en este especimen cuando se aplicaron ciertas longitudes de onda de luz láser.
  • Debido al hierro que contiene, el pigmento reacciona diferentemente a otras proteínas en relación al campo magnético . Extractos del pigmento de este especimen reaccionaron de la misma manera que compuestos de pigmento actuales.
     
  • Para asegurar que las muestras no se habían contaminado con ciertas bacterias que tienen pigmento (pero nunca la proteína hemoglobina), se inyectaron extractos del dinosaurio fósil durante varias semanas en ratas. Si hubiera aunque sea una cantidad diminuta presente de hemoglobina  en la muestra del  T. Rex, el sistema de inmunidad de las ratas debería producir anticuerpos perceptibles contra este compuesto. Esto es exactamente lo que pasó en experimentos cuidadosamente controlados.
     

La evidencia de hemoglobina, y las todavía formas reconocibles de glóbulos rojos en hueso no fosilizado de dinosaurio, es un poderoso testimonio contra la idea de que los dinosaurios vivieron hace 'millones de años'. Esto concuerda fuertemente con el relato Bíblico de una Tierra joven.

MÁS SOBRE HUESOS FRESCOS DE DINOS…

Clamar que un hueso pueda permanecer intacto por millones de años sin ser fosilizado (mineralizado) quita credibilidad. Lo reportado aquí acerca de la presencia de glóbulos rojos en una sección no fosilizada de un hueso de dinosaurio, no es la primera vez que sucede.

La bióloga Dr. Margaret Helder informó a los lectores de la revista Creation, con referencias de hallazgos de huesos no fosilizados 'frescos' encontrados en 1992. 3

Recientemente, basados en esos hallazgos, un equipo asociado con Buddy Davis, un miembro deRespuestas en Génesis, en EE.UU., ha recuperado huesos no fosilizados de dinosaurios hallados en Alaska.4

Regresar al texto.

 

Referencias y Notas

    1. M. Schweitzer y T. Staedter, ‘The Real Jurassic Park’ (El Parque Jurásico real), revista Earth, junio 1997 pp. 55–57. Regresar al texto.

    2. Los glóbulos rojos del T. Rex fueron notadas por primera vez, cuando casualmente una patóloga se interesó en observar la 'antigua' pieza de hueso bajo el microscopio. Regresar al texto.

    3. Creation 14(3):16. Las fuentes seculares fueron Geological Society of America Proceedings abstract. 17:548, también K. Davies in Journal of Paleontology 6l(1):198–200. Regresar al texto.

    4. Vea la entrevista a Buddy Davis, revista Creation 19(3)49–51,1997. Regresar al texto.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí