Alabado sea el Señor
Autor desconocido

Mi abuela era muy conocida por su fe y por su falta de reticencia para
hablar de ella. Ella solía salir al frente de su casa y decir:
"¡Alabado sea el Señor!"
Entonces, uno de sus vecinos gritaba: "No hay ningún Señor."
En aquellos días mi abuela era muy pobre, así que su vecino decidió
probar que él tenía razón y compró una gran bolsa de comida y la puso
frente a la puerta de mi abuela.
La mañana siguiente, mi abuela salió al frente de la casa y al ver la
bolsa dijo: "¡Alabado sea el Señor!"
El vecino salió de detrás de unos árboles donde se había escondido y
dijo: "¡Yo traje esa comida, y no hay ningún Señor!"
Mi abuela replicó: "Señor, no sólo me enviaste comida, sino que
hiciste que el demonio pagara por ella."

__._,_.___