Tema II: 
 

EL PRINCIPIO DE LA PROPIEDAD

 

El primero es el principio de la propiedad. El cristiano pertenece a Dios .

La palabra amor es muy usada hoy en día, y esa es una palabra muy importante en la Biblia. Fue por amor que Dios envió a Su Hijo para que sea nuestro Salvador. "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito" (Juan 3:16). El amor que Dios te tiene fue muy costoso. El pagó un enorme precio para rescatarte y hacerte uno de los Suyos.

Cuando llega el momento de decidir qué hacer o dónde ir, los cristianos a menudo se olvidan de que pertenecen a Jesucristo, por cuanto El los ha redimido. La Biblia dice: "¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestrosí Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues a Dios en vuestro cuerpo" (1ª Corintios 6:19,20).

El derecho de Dios sobre tu vida incluye un derecho sobre todo cuanto haces. Cuando tomas una decisión, acerca de una diversión o cualquier otra cosa, sin tomarle en cuenta, le estás negando el derecho de propiedad que tiene sobre ti.

El principio de propiedad de Cristo sobre el creyente suena asunto serio, y así lo es. Pero allí es donde entra el amor. Consultas a Dios antes de hacer una decisión, no porque le tengas miedo , sino porque le amas. "Porque el amor de Cristo nos constriñe (controla)" (2ª Corintios 5:14).

Una forma de ver el principio de propiedad obrando en tu vida es recordar lo siguiente: en razón de que Cristo tiene derecho sobre tu vida, ninguna persona, hábito, o pasatiempo será para ti más importante de lo que Él es. Puede ser que no haya nada malo en aquello que te interesa, pero si ocupa en tu vida un lugar más importante que el que ocupa Cristo , entonces se ha convertido en algo malo.

¿Qué es lo que ésta compitiendo con Cristo por el primer puesto en tu vida? La diversión es sólo una cosa entre muchas. La Biblia dice: "Ninguno puede servir a dos señores" (Mateo 6:24). Si tienes presentes a quién perteneces, podrás mantener tus actividades en las perspectivas apropiada.

 

 
Continuamos en el Próximo Estudio Biblico, III ¿Por qué no?? en el tema: EL PRINCIPIO DE LA INFLUENCIA,
Bendiciones
2Cor13:14

Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir (Ap.1:4ª)Amén.

Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús. (Ap22:20).Amén