Meditación:
Al centrarme en mi parte externa, olvido muchas veces la parte interna. ¿Qué es más importante: el carro o el conductor? Mi cuerpo es mi carro, el vehículo que me lleva a toda parte y que me permite leer este texto, convesar y compartir la vida.
 
Debo cuidarlo muy bien, pues sin él no puedo hacer nada. Pero, soy el conductor. Vivo adentro de mi vehículo. También necesito comer buenos pensamientos y buena energía. También necesito compartir con otros conductores la maravilla de ser. Necesito conversar conmigo mismo y percibir la luz que soy yo.
 
Bendiciones
Sandra
 
.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí