CERRAZÓN Y LIBERTAD

 

Tu empeño es bien estéril, adusta cerrazón;

Quiero vivir gozando de toda la creación;

Negarla y reducirla es sórdida traición

A Dios que hizo la vida, el goce y la ilusión.

 

Alabo al Dios del Cielo por besos y caricias,

Por flores, por arbustos, por cantos, por albricias,

Por penas, por dolores y hasta por injusticias,

Por cándidas criaturas sin sombras ni malicias.

 

Por todo cuanto Él hizo, por todo cuanto hará,

Por que Él es fortaleza y yo debilidad,

Por ser el juez de todo, aljibe de piedad,

Por bueno y generoso, por que es mi sanidad.

 

Estólido es quien piensa que Dios se ha equivocado

Haciendo un universo deforme y desgraciado,

Solo de errores lleno, de mal y de pecado,

Siendo que él ha reabierto aquel jardín vedado.

 

Yo en fe y en confianza sabré por sus caminos,

Cantar en fe y justicia con címbalos divinos,

Gozando de su obra sin recelos mezquinos,

Mientras que junto marcho con otros peregrinos.

 

La vida que me otorga la quiero disfrutar

Amando las estrellas, los árboles y el mar,

Los prados y regatos do vienen a libar

Las aves cantarinas, el ciervo o el chacal.

 

El arte, la belleza de tantas obras gratas

Que Dios nos fue creando sin duda y sin erratas,

Estrellas y luceros, en acordes sonatas,

La luz que nos envía el sol en cataratas.

 

La charla intrascendente sentados junto al fuego;

Oír largas historias del viejo y del labriego,

Los dichos de los niños absortos en el juego

Y orando al acostarme, dormirme con sosiego.

  

No quiero, despreciando, su  obra y su victoria

Vivir yermo e inútil al margen de su gloria,

Que en profusión divina llena toda la historia,

Y de sus grandes hechos inunda la memoria.

 

Usando de sus dones, con prudente cordura,

Gozo de su abundancia una eterna llenura,

Y salgo al aire libre de la caverna obscura,

Rindiéndole alabanza por darme tal ventura.

 

No curo de doctores ascéticos y hueros

Pues Dios, con su palabra, es sano consejero;

Jesús, el que se entrega como ácimo cordero,

Me da la salvación y es santo compañero.

 

Y así, con esperanza, disfruto la amistad 

Que Dios me ha concedido de buena voluntad,

Me afirmo en sus promesas, alabo su bondad

Y soy un peregrino que marcha en libertad.

__._,_.___


__,_._,___




Devocionales Cristianos www.devocionalescristianos.org