Encontrando el sendero de vuelta

Arturo Quirós Lépiz

Cierta vez cuando era pequeño fuimos a un lugar montañoso a caminar por un sendero y un río. Yo estaba pequeño, como de unos 8 años y recuerdo que empezamos a caminar y entonces empezó una espesa neblina. Al seguir caminando nos dimos cuenta que nos habíamos perdido y no encontrábamos el sendero de vuelta. Estuvimos perdidos como 5 o 6 horas y sabiamos que estabamos cerca, pero no podiamos volver. No fué sino hasta que la neblina se disipó que logramos ver mejor y buscar del camino.

Recuerdo que una de las cosas que mas me ha alegrado en mi niñez fué haber encontrado el camino de regreso, ese sendero que sabía que me llevaba de vuelta a mi casa.

Amigos, en el caminar de todos los días es muy común encontrarnos en momentos donde la neblina de los problemas, el dolor o la desesperación nos hacen sentirnos desubicados y perdidos. Nos desesperamos a ver que no hay nadie a nuestro alrededor y ante todo, perdemos la fe creyendo que no hay vuelta atrás y que estamos destinados a estar "perdidos".

Nada es mas falso que esto mis amados amigos, y es porque las personas con fe, son como expertos en sobrevivencia, que a pesar de estar perdidos saben esperar, mantener la calma y ante todo, sobrevivir durante el tiempo que estén perdidos, pues saben que hay gente que les busca y que además saben como sobrevivir.

Hay momentos en la vida de prueba, de oscuridad, de neblina. Pero es con la fé que podemos, quizas no encontrar el camino de inmediato, pero si soportar las inclemencias del tiempo hasta encontrar de nuevo el camino.

No te desesperes, no temas. Sigue buscando, sigue esperando, sigue caminando y busca el sendero de vuelta a casa, a esa casa que es el seno de Dios que te espera. Mantente firme y no desesperes porque estas mas cerca de lo que crees.

Tu amigo y hermano
Arturo


Devocionales Cristianos www.devocionalescristianos.org

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí