Home / Mensajes a la conciencia / Un Mensaje a la Conciencia – Lo que te diga el espejo

Un Mensaje a la Conciencia – Lo que te diga el espejo


Un Mensaje a la Conciencia

de nuestro puño y letra
LO QUE TE DIGA EL ESPEJO…
por Carlos Rey

En un muladar un día
cierta vieja sevillana,
buscando trapos y lana,
su ordinaria granjería,

por acaso vino a hallarse
el pedazo de un espejo,
y con un trapillo viejo
lo limpió para mirarse.

Viendo en él aquellas feas
quijadas de desconsuelo,
dando con él en el suelo,
le dijo: —¡Maldito seas,

  y en quién me vine a mirar!
¡A fe, loco antojadizo,
que supo bien lo que hizo
quien te echó en el muladar!

¡Qué fácil es identificarnos con la anciana de este amargo romancillo escrito con singular acierto por el célebre poeta sevillano Baltasar de Alcázar! Sin duda todos alguna vez hemos querido tirar a la basura un espejo insufrible de nuestra vida. Por eso otro poeta llamó al espejo: «Testigo mudo, confidente helado.» Porque si bien el espejo se compra en sentido literal, no se puede comprar en sentido figurado, ya que no admite arreglo alguno. De ahí que diga el refrán: «Lo que te diga el espejo, no te lo dirá el concejo.» 1

Afortunadamente para nosotros, cuando nos mira Dios como nuestro Creador, no nos ve como nos vemos nosotros frente a un espejo. Él no se fija en nuestras imperfecciones externas sino en nuestro fuero interno, 2 porque a Él le importa lo que somos y no lo que parecemos ser. Y por si eso fuera poco, cuando nos mira Dios como nuestro Padre celestial, nos ve así como los padres aquí en esta tierra vemos a nuestros hijos recién nacidos: ¡como las criaturas más bellas del mundo! Esa tendencia a ver el atractivo en nuestros hijos la heredamos de Él, ya que nos creó a imagen y semejanza suya.

Sin embargo, el que Dios nos mire con buenos ojos no quiere decir que no haya nada en nosotros que Él no quiera cambiar. Al contrario, como Él nos conoce a fondo, quiere transformar nuestra naturaleza pecaminosa para que ésta no le impida ver reflejada en nosotros su propia naturaleza. Por eso nos envió a su Hijo Jesucristo, quien se hizo como un espejo para nosotros a fin de que nosotros pudiéramos ser como Él. 3

De modo que podemos tomar a Cristo como nuestro espejo divino, sólo que, a diferencia de los demás espejos, Él no reproduce una imagen desagradable como la nuestra sino su propia imagen atractiva. Y lejos de ser un espejo común y corriente, que no perdona, Él perdonó hasta a quienes lo clavaron en la cruz, donde selló nuestro perdón de una vez y para siempre. 4

Como espejo perfecto que es, Cristo nos ama con un amor perfecto. 5 Pero no condiciona ese amor a que nosotros seamos perfectos, sino que nos lo muestra cuando más imperfectos nos vemos. 6 Por eso nos mira y nos dice: «¡Lo que más vale no es que seas perfecto sino perdonado. Acepta el perdón que te ofrezco, y te transformaré a mi semejanza de modo que reflejes mi gloria.» 7


1 Luis Junceda, Del dicho al hecho (Barcelona: Ediciones Obelisco, 1991), p. 171.
2 1S 16:7
3 Ro 8:29; Jn 1:14
4 Lc 23:34
5 1Jn 3:16; 4:9?10
6 Ro 5:8
7 2Co 3:18

www.conciencia.net


Devocionales Cristianos www.devocionalescristianos.org

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Comparte
WhatsApp
Tweet
+11
Pin
1 Compartir