Inicio » Devocional Cristiano » Devocional Cristiano – LA GRAN PIEDRA (1) – Salmo 31:2

Devocional Cristiano – LA GRAN PIEDRA (1) – Salmo 31:2

DEVOCIONALLA GRAN PIEDRA (1)

http://www.swissworld.org/typo3temp/pics/842d276e57.jpg


 “Inclina a mí tu oído, líbrame pronto. ¡Sé tú mi roca fuerte y la fortaleza para salvarme!” (Salmo 31:2)


Un hombre dormía en su cabaña, cuando de repente una luz iluminó la habitación y apareció Dios. El Señor le dijo que tenía un trabajo para él, y le enseñó una gran roca frente a la cabaña. Le explicó que debía empujar la piedra con todas sus fuerzas.

Siguiendo con este cuento anónimo, editado para su reflexión personal, dice: El hombre hizo lo que el Señor le pidió, día tras día. Por muchos años, desde que salía el sol hasta el ocaso, el hombre empujaba la fría piedra con todas sus fuerzas… y esta no se movía. Todas las noches el hombre regresaba a su cabaña muy cansado y sintiendo que todos sus esfuerzos eran en vano.

Satanás decidió entrar en el juego trayendo pensamientos a la mente del hombre: “Has estado empujando esa roca por mucho tiempo, y no se ha movido”. Le dijo que la tarea que le había sido encomendada era imposible de realizar y que él era un fracaso. Estos pensamientos incrementaron su sentimiento de frustración y desilusión.

Satanás le dijo: “¿Por qué esforzarte todo el día en esta tarea imposible? Solo haz un mínimo esfuerzo y será suficiente”. El hombre pensó en poner en práctica esto, pero antes decidió elevar una oración al Señor y confesarle sus sentimientos: “Señor, he trabajado duro por mucho tiempo a tu servicio. He empleado toda mi fuerza para conseguir lo que me pediste, pero aún así, no he podido mover la roca ni un milímetro. ¿Qué pasa? ¿Por qué he fracasado? ”

El Señor le respondió con compasión: “Querido hijo, cuando te pedí que me sirvieras y tú aceptaste, te dije que tu tarea era empujar la roca con todas tus fuerzas, y lo has hecho. Nunca dije que esperaba que la movieras. Tu tarea era empujar.   (Continuará)

 

Amigo mío(a), su deber es confiar en Dios, y descansar en Él, pero hagamos lo que está a nuestro alcance. Comer, vestir, servir es nuestra tarea, busca a Dios y dale gracias. Él suple nuestra necesidad.

ORACIÓN:

Señor en tus manos dejo mi necesidad, gracias por suplirla…

Devocionales Cristianos www.devocionalescristianos.org

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte