Home / Articulos Cristianos / Diferencias Entre La Ley y El Evangelio De La Gracia

Diferencias Entre La Ley y El Evangelio De La Gracia

Diferencias entre la Ley y el Evangelio de la Gracia

1- La ley es Dios prohibiendo, La gracia es Dios concediendo.

2- La ley es lo que yo debiera ser para Dios, La gracia es lo que Dios ya hizo por mi.

3- La ley estaba reglamentada por 613 ordenanzas, ( 365 eran maldiciones o consecuencias por violar o no cumplir la ley y 248 eran bendiciones o beneficios por acatar la ley ). La gracia está reglamentada por la ley del amor. ( La ley del Espíritu de vida en Jesucristo…).

4- La ley mataba al que la infringía, La gracia vivifica al que la quebranta, ( a traves del perdón )

5- La ley era un ayo ( conductor ) a Cristo. La gracia es Cristo nuestro conductor.

6- La ley es procurar ser salvo. La gracia es ser salvo sin procurar.

7- La ley decía; haz esto y vivirás. La gracia dice; reposa y disfrutaras.

8- La ley custodiaba a Israel en un redil. La gracia custodia al nuevo Israel en un rebaño.

9- La ley era un fiscal ( Moisés ). La gracia es un abogado ( Jesucristo ).

10- La ley condenaba irremisiblemente. La gracia justifica gratuitamente.

11- La ley era un sistema de prueba y exigencia. La gracia es un tesoro de favores y misericordia.

12- La ley gritaba apedréala, mátala. La gracia te te dice; vete y no peques mas.

13- La ley era Moisés en el Sinai. La gracia es Cristo en Sion.

14- En la ley la oveja moría en las manos del pastor. En la gracia El Pastor muere por las ovejas.

15- La ley tenia las sombras de Cristo. La gracia es el cumplimiento de aquellas sombras a la luz de Cristo.

16- La ley estaba llena de ritos, figuras, ceremonias y ordenanzas.

¿Cómo Mover La Montaña Según La Palabra de Dios?(Imagen) Compártela en tu red social favorita.

La gracia está llena del Espíritu de libertad.

17- La ley era el sacerdocio de Aarón. La gracia es el real sacerdocio de Cristo.

18- La ley es la vivencia del yo. La gracia es por El, en El y de El en la vida de Cristo.

19- La ley era un ministerio de condenación. La gracia es un ministerio de reconciliación.

20- En la ley los tres pilares eran; el dia del sábado, las comidas santas y la circuncisión. En la gracia los tres pilares fundamentales son; La fe, El amor y la paz.

21- El énfasis de la ley eran las obras ( obras muertas ). El énfasis de la gracia es solamente en la fe de y en Cristo.

22- En la ley no había provisión para el amor ni el perdón. En la gracia sobreabundó el amor perdonando multitudes de pecados y quitándolos del medio.

23- La ley era el viejo pacto, un pacto con defecto, un pacto de obras dado para carne. La gracia es el nuevo pacto, el pacto eterno bajo mejores promesas, un pacto dado para el espíritu, un pacto de fe.

24- La ley era la senda antigua. La gracia es el camino nuevo y vivo que El nos abrió.

25- La ley tipificaba y simbolizaba. La gracia es la imagen misma, la realidad.

26- La ley fue y es un velo. En la gracia miramos a cara descubierta.

27- La ley fue una gloria que pereció, pasajera. La gracia es una gloria perdurable, eterna.

28- En la ley el espíritu del ser humano estaba preso y apartado de Dios. En la gracia Cristo nos libertó y su Espíritu se unió al nuestro en un mismo Espíritu con Él.

29- En la ley había un régimen, un reino de muerte. En la gracia nos regimos bajo el nuevo régimen del espíritu, reinando en la vida de Cristo. ( Fuimos trasladados ) .

Devocionales Cristianos www.devocionalescristianos.org

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Un comentario

  1. LOS JUDAIZANTES
    Gentiles y Judíos creyentes, judaizando a gentiles;

    Ellos creen que el Apóstol Pablo cuando predicaba el evangélio de Cristo a los gentiles, les enseñaba el Judaísmo (la Torah).

    Esto no puede ser cierto, Porque, el Apóstol Pablo afirmó que el evangelio que él predicaba entre los gentiles, ni lo recibió, ni lo aprendió de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo (Galatas 1:11-20).

    ¿Acaso mintió Pablo?,

    No, Porque todos sabemos que el Apóstol Pablo, desde pequeño recibió las instrucciones de la Ley, y en sus mayores, la de un Judío fariseo (doctor en Leyes) llamado Gamaliel (Hechos 22:3).

    Y todos sabemos que el Apóstol Pablo no se refirió a la torah de los Judios, cuando dijo, que el evangelio que él anunciba a los gentiles, ni lo recibió ni lo aprendió de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo; porque el Judaísmo es conocido y predicado en Israel por todos los Judíos, en sus Sinagogas. (Hechos 15:21) y esto no es por revelación.

    “Porque Moisés desde tiempos antiguos tiene en cada ciudad quien lo predique en las sinagogas, donde es leído cada día de reposo” (Hechos 15:21).

    Lógico está, que el Apóstol Pablo usó la Ley y los profetas (en las sinagogas Judías cada sábado) para probarles a los judíos (por las Escrituras) que Jesucristo era el Mesía (Hechos 13:27,29,45-49; 14:1; 17:1-3,11; 18:4,5,11,19,28; 19:8,9; 28:23,24;) (1Corintios 15:3-4) etc. etc.;
    Pero no predicó la Ley como doctrina a seguir para los gentiles creyentes; Los Apóstoles solo enseñaban y predicaban a Jesucristo (Hechos 5:42; 8:35; 9:20-22; 13:5) etc. etc.

    Fíjense que el evangelio del Apóstol Pablo, ni lo recibió, ni lo aprendió de hombre alguno:

    Gálatas1:11-20. -Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; pues yo NI LO RECIBÍ NI LO APRENDÍ DE HOMBRE ALGUNO, SINO POR REVELACIÓN DE JESUCRISTO. Porque ya habéis oído acerca de mi conducta en otro tiempo EN EL JUDAISMO, que perseguía sobremanera a la iglesia de Dios, y la asolaba; y EN EL JUDAISMO aventajaba a muchos de mis contemporáneos en mi nación, siendo mucho más celoso de las tradiciones de mis padres. Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, REVELAR A SU HIJO EN MÍ, para que yo le predicase ENTRE LOS GENTILES, no consulté en seguida con carne y sangre, ni subí a Jerusalén a los que eran apóstoles antes que yo; sino que fui a Arabia, y volví de nuevo a Damasco. Después, pasados tres años, subí a Jerusalén para ver a Pedro, y permanecí con él quince días; pero no vi a ningún otro de los apóstoles, sino a Jacobo el hermano del Señor. En esto que os escribo, he aquí delante de Dios que no miento.

    Por lo tanto, cuando se aplican cosas de la Ley (la torah) a los creyentes gentiles: (días de reposo, diézmos, alimentos límpios e inmundos, circuncisión, idioma, dialectos, costumbres y culturas judías, etc.), con el propósito marcado de que son imprescindible para salvación; están enseñando otro evengelio diferente al que el Apóstol Pablo recibió de Jesucristo para predicarlo los gentiles y se están acarreando maldición y perdición (Gálatas 1:6-9).

    Fíjense en el texto:

    Gálatas 1:6-8. -Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para SEGUIR UN EVANGELIO DIFERENTE. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. MAS SI AUN NOSOTROS, O UN ÁNGEL DEL CIELO, OS ANUNCIARE OTRO EVENGELIO DIFERENTE DEL QUE OS HEMOS ANUNCIADO, SEA ANATEMA (maldito).

    Si usted no es Judío, entonces no presuma serlo, ni trate de Judaizar a los gentiles, porque entonces sería un blasfemo (apocalipsis 2:9; 3:9); enseñaría otro evangelio (Gálatas 1:6-8); y sería un apóstata de la Fé (1 Timoteo 4:1).

    JESUCRISTO DIJO:
    – Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), Y LA BLASFEMIA DE LOS QUE DICEN SER JUDIOS Y NO LO SON, SINO SINAGOGA DE SATANÁS. (Apocalipsis 2:9).

    – He aquí, yo entrego de la SINAGOGA DE SATANÁS A LOS QUE DICEN SER JUDIOS Y NO LO SON, SINO QUE MIENTEN; he aquí, yo haré que vengan y se postren a tus pies, y reconozcan que yo te he amado. (Apocalipsis 3:9).

    EL APÓSTOL SANTIAGO ESCRIBIÓ:
    – Hermanos míos, no os hagáis MAESTROS MUCHOS DE VOSOTROS, sabiendo que recibiremos MAYOR CONDENACIÓN.- (Santiago 3:1).

    EL HERMANO ESTEBAN LE DIJO A LOS RELIGIOSOS Y FARISEOS JUDÍOS:
    ¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros. (Hechos 7:51)

    MUCHOS RESISTEN AL ESPÍRITU SANTO contradiciendo sus mandamientos con relación a nosotros los gentiles creyentes, cuando aplican cosas de la Ley (la Torah) a los gentiles.

    EL CRISTIANO SE CARACTERIZA POR TENER EL ESPÍRITU SANTO Y SE RIGE POR ÉL.
    El Espíritu Santo y los Apóstoles tomaron una decisión sobre nosotros los gentiles, con relación a la Ley de Moisés: Fíjense:

    – PORQUE HA PARECIDO BIEN AL ESPÍRITU SANTO, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias, que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien (Hechos 15:28-29)

    – Pero en cuanto a los gentiles que han creído, nosotros les hemos escrito determinando QUE NO GUARDEN NADA DE ESTO; solamente que se abstengan de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación. (Hchos 21:24-25)

    – Y al pasar por las ciudades, LES ENTREGABAN LAS ORDENANZAS QUE HABÍAN ACORDADO LOS APÓSTOLES Y LOS ANCIANOS QUE ESTABAN EN JERUSALÉN. Así que las iglesias eran confirmadas EN LA FE, y aumentaban en número cada día. (Hechos 16:4-5)

    Nosotros los gentiles creyentes debemos seguir el mandamiento dado por el Espíritu Santo y los Apóstoles en aquel concilio: Hechos 15:1-32; 16:4-5; 21:24-25.

    Pero muchos arrastran el zumo y el asiento de los libros que de largo tiempo consumen, quedándose leudados y resistiendo al Espiritu Santo.

    No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo. (Gálatas 2:21)

    ¡¡¡ A DIOS SIEMPRE TODA LA GLORIA !!!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Comparte342
WhatsApp
Tweet1
+17
Pin102
445 Compartir