Para reflexionar


Librándonos De los Embarazos "Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; Tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud" (Salmos 143:10).

"Mi vida es gobernada por esta regla: Cualquier cosa que obscurece mi visión con relación a Cristo o que me aleja del estudio de la Biblia o afloja mi deseo de orar o dificulta mi trabajo para el Señor está equivocada para mí.  Yo, como cristiano, debo me alejar de ella." (J.  Wilbur Chapman)


¿hasta que punto estamos dispuestos a seguir la dirección del Espíritu Santo de Diosí 

¿Hemos tenido el entendimiento de que las cosas que desagradan al Señor y minan las bases de nuestra base espiritual deben ser completamente abandonadas para que nuestra comunión con Él sea perfecta y bendita? 

¿O continuamos insistiendo en los placeres de este mundo, mismo teniendo la conciencia de que nos llevan más y más para lejos de Su presencia?

Como hijos de Dios tenemos el Espíritu para avisarnos cuando estamos siguiendo por atajos que rápidamente nos meterán en dificultades.  Tenemos, entonces, dos opciones: oír la voz de Dios y volver al Camino de bendiciones o continuar en desobediencia ya sabiendo que luego nos arrepentiremos de tener negligencia a la dirección del Señor.

Cuando arrumamos los embarazos de esta vida, nuestra caminata es tranquila, la alegría es constante y la seguridad de saber que el Señor nos guía nos hace más determinados y felices.  Sabemos que la victoria está asegurada, que el camino, aun cuando sea difícil, será florido y perfumado y que disfrutaremos la vida abundante que solo el Señor puede nos dar.

Si Jesús va con nosotros, podemos ir a cualquier lugar.  Si Él no puede seguir a nuestro lado, mejor no ir.  Actuando así, nada podrá nos sacar la verdadera felicidad.



Devocionales Cristianos www.devocionalescristianos.org

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí